La UDLA tiene a su primera enfermera

Noticia UDLA

Noticia UDLA

Martha Iza es la primera
graduada de la Escuela
de Enfermería
de la UDLA. Tras cuatro años
de estudios se se siente contenta
por haber finalizado esta etapa
de su vida. Como fruto de todo
su esfuerzo ahora se encuentra
trabajando en el Hospital Metropolitano
de Quito, en el área
de Emergencias.
María Eugenia Muller, coordinadora
de la Escuela, dice
sentirse orgullosa de Iza porque,
a pesar de haber tenido
un trabajo a tiempo completo
como auxiliar de enfermería
y estar al cuidado de sus dos
hijos, “nunca descuido sus estudios
y mantuvo un muy buen
promedio”.
El factor diferenciador con
otras universidades, es que el
programa de la UDLA educa
bajo un perfil hospitalario, área
que según Muller tiene una
gran demanda de trabajo. Además,
cuenta con laboratorios
equipados con simuladores
adultos, pediátricos y brazos
para venopunción en los que
los alumnos aprenden a sacar
sangre, poner intravenosas o
sueros.
Por otro lado, la Escuela recibe
cada semestre a un grupo
de estudiantes de enfermería de
Augustana College, ubicada en
Dakota del Sur, Estados Unidos.
En su visita realizan prácticas
coordinadas por la UDLA
a hospitales y centros de salud;
también comparten clases con
los alumnos de Enfermería de
nuestra institución. Este convenio
constituye una colaboración
académica entre las dos
casas de estudio que buscan el
intercambio de experiencias y
conocimientos.
Martha Iza nos cuenta…
¿Consideras que la formación
que recibiste en la
UDLA te pone en ventaja
frente a tus compañeros de
trabajo y en tu campo laboral?
¿Por qué?
Definitivamente sí. Nuestra
malla de formación como enfermeras
no es igual a las de
otras escuelas. Tuve la oportunidad
de aprender otro idioma
(inglés) y en mi trabajo es
muy útil ya que en el área de
emergencia del Hospital Metropolitano,
tengo que atender
a varios pacientes extranjeros.
Nos formaron como líderes, (…)
y aprendí a relacionarme con
gente de todos los niveles jerárquicos
en enfermería. Siempre
nos inculcaron valores éticos y
morales y nos enseñaron a ser
entes de cambio en cada una de
las unidades de trabajo.
¿Cuál fue el principal
aporte, fuera del académico,
que contribuyó a tu desarrollo
profesional y que te
proporcionó la UDLA?
Con el pasar de los años en
la UDLA, aprendí que lo más
importante de ser enfermera no
solo es cuidar e intervenir en
la recuperación de un enfermo,
sino amar mi profesión y dar lo
mejor en cada cosa que haga.