“Un buen cineasta es arriesgado”

cine2

cine2

La Universidad de las Américas recibió
a Paula Amanda, presidenta adjunta
del Departamento de Artes y Cine de
la Universidad de Santa Fe, Estados Unidos,
desde el 1 de marzo de 2012. Su visita a la
Universidad fue de gran importancia, pues
afianza el convenio académico entre las dos
instituciones. Amanda, quien además es
directora de Garson Studios desde 2009, nos
transmite su experiencia sobre el mundo del
cine y su estadía en la UDLA.
¿Cómo fue su vinculación con el mundo
del cine?
Soy abogada, especializada en negocios
y medioambiente, y ejercí la profesión en
California por varios años. Hace dos años
me cambié a Nuevo México buscando una
vida más relajada. Siempre quise hacer
documentales y cuando fui a Nuevo México
me pregunté ¿cómo voy a hacerlo? Tuve una
idea para hacer una película, investigué y
encontré lo que solía ser antes la Universidad
de Santa Fe y entonces volví a estudiar, en
esta ocasión Cine. Me vinculé luego en la
parte académica y con la ayuda de Laureate
logramos una escuela exitosa.
En la búsqueda de mejorar la Escuela, fuimos
afortunados en encontrar a Chris Eyer
y juntos trabajamos para que la Escuela de
Cine sea la mejor del mundo.es la mejor manera de mostrar su visión al
mundo. Esa respuesta lo es todo, me hizo
sentir muy emocionada saber que los estudiantes
tienen esas ideas.
La energía aquí es muy positiva, todo el
mundo es muy entusiasta, cooperador, todos
están deseosos de trabajar con nosotros y
nosotros con ustedes. Imagino que esta
carrera va a ser muy exitosa.
¿Cómo le beneficia a la UDLA el convenio
con Santa Fe?
Estamos definiendo algunos detalles para
traer a nuestros profesores de Santa Fe a la
UDLA y que trabajen con los estudiantes
en talleres. Estamos además ayudando en la
construcción de la parte académica con base
en nuestra experiencia en Santa Fe. También
vamos a incentivar a los estudiantes para que
vayan a nuestro campus antes de finalizar
su carrera, y vivan la experiencia de hacer
películas en nuestros estudios y con nuestro
profesores. Creo que esto les va a dar una
visión más grande de lo que es hacer películas.
Tenemos más de treinta años de experiencia
y queremos entregarla a los alumnos.
La industria crece, pero ¿en algún
momento cree que se podría estancar
por la alta demanda de nuevos profesionales?
La industria está cambiando drásticamenteRecientemente creamos la licenciatura en
Bellas Artes -que empezará en el otoño-, lo
que asegura que nuestros estudiantes están
listos para trabajar en la industria del cine del
siglo XXI. Tenemos muchas ideas innovadoras
que vamos a lanzar en este programa.
Dicto clases en la parte práctica y llevo profesionales
del cine a las aulas, en donde mis
alumnos conocen a directores, fotógrafos y
mucha gente de este medio para que puedan
conocer más de cerca la industria. Estoy a
cargo también del programa de pasantías;
cuando me involucré en esta área me di cuenta
de lo importante que es que los estudiantes
tengan experiencias reales de trabajo, por
lo que me aseguro de que las producciones
comerciales vengan a nuestros estudios y
escojan a nuestros estudiantes para que trabajen
con ellos.
¿Qué apreciación tuvo cuando conoció
a los estudiantes de Cine de la UDLA?
Los chicos son maravillosos. Les pregunté
por qué están en esta carrera (siempre
les pregunto eso a mis estudiantes) y uno
de los chicos dijo que el arte es la cosa más
importante en el mundo y hacer películasdrásticamente,
la gente en Hollywood no sabe a dónde
irá porque hay cambios todo el tiempo. Pero
creemos que va a haber más demanda de contenido,
podría ser en la web, en el celular, en
el cine, en la televisión. En este punto hay una
demanda que no puede ser satisfecha, todo el
mundo quiere que se aborde un contenido;
puede ser de aventura, de historias ecuatorianas,
de animación, independientes, el
abanico es inmenso y necesitamos personas
entrenadas, creativas y flexibles para poder
tratar los contenidos que se necesitan.
¿Qué caracteriza a un buen cineasta?
Lo más importante es una buena historia.
Ellos deben comprender que son contadores
de historias. Desde hace millones de años los
humanos se sentaban alrededor del fuego a
contar historias, ahora las están diciendo a
través de cámaras. Es la misma técnica pero
con una gran audiencia.
Un buen cineasta es arriesgado, flexible porque
la industria está cambiando todo el tiempo,
así como las herramientas: diferentes
cámaras, software de edición y muchas cosas
más, pero si tienes una historia y entiendes
el negocio y puedes ser exitoso.