Una ciudad estudiantil

Noticia UDLA

Noticia UDLA

“Me encuentro sentada, pensativa, añorando tantas cosas bonitas de mi vida: charlar con mi familia, compartir mis inquietudes, reír con mis amigas y amigos, ¿por qué estoy en España? Pues, qué pregunta, yo misma me respondo: sencillamente porque Dios me dio la oportunidad.
En la Universidad Europea de Madrid (UEM), cuyo campus se encuentra ubicado en la bella y tranquila ciudad de Villaviciosa de Odón, en cuyas calles se puede transitar o pasear sin temores, a cualquier hora con la seguridad de que nadie se te acerque. Esta ciudad estudiantil es maravillosa, se encuentra ubicada a 40 minutos de Madrid, gallarda capital de la Madre Patria que siempre está despierta, en constante movimiento, a la que podría describir con tres palabras que me gustan, por las acciones que denotan: fiesta, toros, comida.
Me encanta el jolgorio sano y prudente, respetuoso y amable; los toros, no se diga; había tardes en las que junto con mi familia, asistíamos a la plaza para aplaudir las faenas de los valientes toreros y la bravura de casta de los toros de lidia; y la comida es deliciosa, me gusta la comida de España.
La verdad, me encuentro viviendo una etapa de maravilla, una experiencia increíble. He podido tratar con personas de todo el mundo. Imagínense, gente de todos los continentes, culturas y costumbres diferentes que aportan para mi formación no solamente profesional si no también humana.
En el poco tiempo que llevo acá, en la UEM, he enriquecido mis conocimientos y mi espíritu, gracias a la información con las gratas experiencias de mis profesores y el punto de vista de los europeos.
Algo que me complace de verdad es la Universidad y sus instalaciones: sus aulas, su material didáctico y su gran campus; el servicio que brinda a los estudiantes es excelente y sobre todo la acogida que brinda, tanto a nacionales como a extranjeros.
Estar lejos no es fácil, sin embargo nos ayuda a valorar la patria, la familia, los amigos. Sé que esto vale la pena, todavía me queda una Europa por descubrir.”
Karla Blanco