Un análisis a la producción cinematográfica desde la mirada de un estudiante

El cine ecuatoriano en la actualidad

Cine Ecuatoriano

Cine Ecuatoriano

Una de las cosas que más llama la atención en el cine ecuatoriano actual, es la cantidad de películas que se producen y estrenan en comparación con lo que sucedía hace apenas una década atrás. En ese entonces era muy escaso el movimiento nacional en materia cinematográfica.

Factores como la creación del Consejo Nacional de Cine y de centros de estudio para la formación de nuevos profesionales, son elementos que han colaborado para que el desarrollo cinematográfico hoy por hoy se encuentre en un momento de crecimiento.

El éxito alcanzado por varias películas en festivales importantes a nivel nacional e internacional ha servido también para que el panorama del cine ecuatoriano se modifique, aunque todavía tengamos grandes desafíos que enfrentar.

El guión, la actuación y la dirección son, por ejemplo, algunos puntos deficientes en los que aún tenemos que trabajar, y no solo preocuparnos de los aspectos técnicos de este arte.

Pero si bien hay cada vez más películas ecuatorianas en cartelera, el número de espectadores tiende a disminuir. A la hora de ir a una sala de cine, la mayoría prefiere ver los estrenos de Hollywood. Cabe preguntar: ¿Por qué los espectadores ecuatorianos no le damos una oportunidad a nuestro propio cine? Hasta ahora la respuesta suele ser la misma: la gente que tiene interés en ver la producción nacional porque no encuentra variedad en los temas que se tratan. Gran parte de los largometrajes se enfocan en retratar los problemas sociales del país.

Quizás aquí se evidencie una separación entre realizadores y público, pues se debe considerar que un buen número de personas van al cine con la idea de divertirse y alejarse por un momento de los problemas de la vida cotidiana.

Un cine sin audiencia pierde su principal objetivo, el cual es precisamente permitirnos explorar diferentes realidades. El sector cinematográfico de nuestro país debe enfocarse en producir películas para diferentes tipos de público. Ahora que tenemos una mayor producción es cuando estamos en condiciones de empezar a hacer cambios, apelando más a la calidad que a la cantidad de nuestras producciones.

Marco Vaquero-Dávila
Estudiante de la Escuela de Cine – UDLA