Bancos de cordón umbilical

Noticia UDLA

Noticia UDLA

“El Ministerio de Salud Pública, a través del Instituto Nacional de Donación y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células (Indot), informó que ninguno de los bancos de células de sangre de cordón umbilical (para extracción de células madre) que se encuentran en funcionamiento en el país, cumple los criterios técnicos para obtener su acreditación, razón por la cual queda prohibido su funcionamiento; a saber: Cryocell Ecuador Cía. Ltda., Cordón de Vida Coviec S.A., Biocells Discoveries Internacional S.A. y CelAlcívar S.A.”.

Según el MSP, las células que permanezcan por contratos antiguos con los bancos, unas 5 mil muestras, deberían cumplir las especificaciones técnicas de perdurabilidad, en caso de que “sean de utilidad efectiva para las escasas aplicaciones aprobadas internacionalmente”, que son menores al 0,0001%. Además, luego de 18 meses de exhortaciones de evaluación, cuando se realizó, se encontró que el 50% de las muestras no es apto para procedimiento terapéutico alguno.

La medida tomada por el MSP refleja algunas cuestiones técnicas. Según se afirma, la viabilidad de las células almacenadas es baja (1,5) en comparación con la viabilidad permitida en otros países (1,8 o más); y, por otro lado, al existir pocos protocolos de uso médico aprobados, las células madre no son la panacea que se pensó en un primer momento.

Los bancos de células madre deberían depender del Estado en respuesta a una necesidad social real y como un medio de prevención de las pocas enfermedades en que se ha probado su uso, no siempre efectivo. Por tal razón, la existencia de bancos de células madre, necesaria y obligatoriamente, debe ir acompañada de programas de investigación sobre estas células, con la finalidad de encontrar aplicabilidades clínicas certeras. Tenemos bancos, pero no tenemos investigación y no sabemos utilizarlas, ni en qué.

Las investigaciones con células madre son prometedoras, pero por ahora no se han desarrollado, por lo que debemos diseñar protocolos nacionales de investigación en enfermedades propias. Hasta donde se conoce, no existe un plan nacional en este sentido.

Cualquier banco de células debe cumplir con los estándares de seguridad, vitalidad y eficiencia. Incluso hoy las técnicas permiten obtener células madre del propio individuo adulto, evitando el rechazo.

Queda por resolver qué hacer con las muestras nacionales: ¿Serán viables? ¿Qué se está pagando? ¿Quién cobrará los seguros por inutilidad de las células? ¿Se deberán guardar células de cordón?
La cuestión no solo es económica, sino un problema de salud pública.

Autor: César Paz y Miño

Fuente: www.telegrafo.com.ec