El Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología

Noticia UDLA

Noticia UDLA

En este momento en que Ecuador apuesta por el cambio de la matriz productiva, que involucra también cambiar su mentalidad investigativa e innovadora, es pertinente recordar al Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Camagüey-Cuba (CIGB), que cumple 25 años y fuera creado con la finalidad de fabricar productos biotecnológicos para aplicación en el área agropecuaria. Allí trabajan actualmente 120 investigadores y técnicos, de los cuales 50% es de mujeres. Este centro recibe parte de los mil millones de dólares que Cuba, con toda su problemática, esfuerzo y ejemplo extraordinario de apoyo a la investigación, ha puesto en estos 25 años.

Entre los productos estrella del CIGB, surgidos de investigación propia, está la vacuna recombinante genética contra la garrapata bovina -Gavac, su nombre comercial-, desarrollada para evitar plaguicidas tradicionales y disminuir importaciones de estos productos y ahorrar divisas muy necesarias para el país que sufre una presión económica inmoral. Otros productos prestigiosos del Centro son el Hebemem, un bionematicida ecológico muy efectivo contra gusanos parásitos, y se está trabajando en una vacuna contra el cólera porcino.

Hace unos años, el CIGB desarrolló y probó una vacuna contra el cáncer de próstata, y así incursionó en la biomedicina. Heberprovac es el nombre del producto que está en sus últimas fases de investigación clínica y que ha mostrado una excelente respuesta en los pacientes tratados con grados avanzados de la enfermedad. De comprobarse su efectividad, sería un apoyo importante en la terapia nueva de este mal.

Semanas atrás, en la visita que el vicepresidente Jorge Glas realizó a la compañía Agroplantas, incentivó a sus gestores a que todo el proceso, incluyendo la experimentación genética, por ahora realizada en Alemania y que sirve de base para obtener las variedades de rosas, se haga en Ecuador. Es con esta mentalidad, es decir producción de conocimientos nacionales con aplicación nacional e internacional, que fue creado en Cuba el CIGB. Quizás en esta línea camine con seriedad nuestro país y desarrollemos ciencia soberana.

Durante los actos conmemorativos de los 5 lustros del CIGB, también se han recordado las palabras inaugurales de Fidel, que encajan perfectamente con las exigencias ecuatorianas actuales: “El futuro de nuestra patria tiene que ser necesariamente un futuro de hombres de ciencia, tiene que ser un futuro de hombres de pensamiento, porque precisamente es lo que más estamos sembrando; lo que más estamos sembrando son oportunidades a la inteligencia”.

Autor: César Paz y Miño

Fuente: www.telegrafo.com.ec