Decisiones basadas en la ciencia

Noticia UDLA

Noticia UDLA

Compartimos el artículo de Diario El Telégrafo en el que César Paz y Miño, Decano del Instituto de Investigaciones Biomédicas, nos habla sobre las decisiones mundiales en base a la ciencia.

Dentro de la conferencia que hace unas semanas dictó, en el marco del EuroScience Open Forum en Copenhague, la ex ministra de ciencia de Mozambique Lidia Brito, ahora directora de política científica en la Organización de las Naciones Unidas por la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), se destacan importantes conceptos aplicables al Ecuador.

“El mundo requiere soluciones globales basadas en la ciencia”; “la globalización hace que las decisiones locales tengan impactos globales y que las globales tengan impactos locales. Al estar conectados, debemos pensar que el actuar o no, cambia algo a nivel global. La responsabilidad, por tanto, es de todos”, ha dicho.

Lidia Brito defiende la sustentabilidad, pero apunta que no se la puede alcanzar viviendo en la pobreza y que, para ser sustentables, la ciencia y tecnología deben llevarnos a soluciones alternativas, ya que existen suficientes evidencias científicas que muestran que lo que estamos haciendo en el mundo es errado y es producto de una débil educación en ciencia, de decisiones políticas públicas globales alejadas de la ciencia y de una carencia de redes institucionales de trabajo.

La ciencia es tan importante para la toma de decisiones, que la propia ONU y los países miembros deberían basarse en información científica y asesorarse con científicos calificados.

La idea de tener redes de trabajo de expertos radica en “que no hay soluciones únicas ni personales”, por lo que las redes ampliarán las visiones y las soluciones. Brito plantea que “los científicos interactúan todo el tiempo en reuniones, pero necesitamos aumentarlas, requerimos incorporar a las instituciones, para compartir recursos humanos, laboratorios y fondos”.

Brito también está consciente de la necesidad de alianzas institucionales con centros de excelencia, lo que incrementa el impacto de la investigación científica en países como los nuestros, eleva su calidad de tal manera “que los resultados de la ciencia, incluso si no son tecnología, tengan un impacto benéfico en la sociedad, para que entonces ella decida invertir más en la ciencia”.

La evidencia es tan esencial que la Asociación Europea para el Avance de la Ciencia exige a la Comunidad Económica Europea que sus propuestas clave de política pública en: salud, medio ambiente, transporte, energía, agricultura o cualquier otro tema, contengan una sección explícita de la evidencia científica en que se basan. Esto asegurará que las políticas nacionales terminen siendo eficientes. Por lo tanto, la evidencia científica debe ser institucionalizada.