Cómo ganar un premio Nobel

udla noticia

udla noticia

Compartimos el artículo de Diario El Telégrafo en el que César Paz y Miño, Decano del Instituto de Investigaciones Biomédicas, nos habla sobre cómo ganar un premio Nobel.
Mira la noticia original aquí.

La semana pasada se anunció la entrega del Premio Nobel de Medicina a tres investigadores en neurociencias, el estadounidense J. O´Keefe y la pareja sueca M.B. Moser y E. Moser, por sus investigaciones sobre lo que se ha denominado el GPS cerebral, es decir un sistema de activación y desactivación dinámico concentrado en neuronas del hipocampo y de la corteza cerebral, unas veces activo en un sitio del cerebro y cambiante a otro según la posición del individuo.

Los trabajos de O´Keefe se iniciaron en 1971 y ha publicado decenas de investigaciones sobre el cerebro y sus funciones, y ahora determinó cómo el sistema de localización del espacio en el cerebro hace un mapa del lugar. Este sistema tiene un centro de interpretación que los esposos Moser, en las décadas de los 80 y 90, detectaron a modo de red de neuronas en conjuntos hexagonales que cumplen esa función y son las encargadas de reconocer la posición que en el espacio ocupa el individuo, trabajo que culminó en 2013 con una brillante publicación científica.

¿Y cómo se gana un premio Nobel? Los investigadores no trabajan porque les premien o les reconozcan; su trabajo es por pasión y, teóricamente, aunque no siempre, en favor de la humanidad. Descubrir aporta al conocimiento por sí mismo y este tiene mejor sentido si se aplica para el bienestar de las personas.

Para ganar el premio Nobel, entonces, se necesita trabajar muchos años investigando. Es decir, pasar los filtros de evaluación científica, que en el caso del Nobel de este año fue competir con 263 investigadores, de 46 instituciones de primera línea investigativa y que fueron evaluados por un grupo de 50 científicos, quienes consideraron que el sistema de posicionamiento del cerebro es el ganador.

En Ecuador, pese a que existen escasos pero muy buenos científicos, un Nobel está y estará muy lejano. Inversiones grandes para investigar, centros con tecnología de punta, investigadores asociados para conseguir metas comunes, rigor científico, perseverancia, apoyo oficial y político de empresas y Estado, desburocratización de la ciencia, celeridad en procesos, son la receta para aspirar a un Nobel.

Ecuador sigue muy atrás en producción científica, apenas representa el 0,02% anual a nivel mundial. Aún estamos rezagados en el soporte a iniciativas de investigación que necesitan decididos apoyos de autoridades nacionales o particulares. En los últimos 30 años, muy poco hemos logrado debido a divisiones absurdas, recelos mediocres y pobre colaboración. Esperemos que un día esto cambie y el país pueda aspirar a un Nobel.