Los desafíos de Ikiam

Noticia UDLA

Noticia UDLA

Compartimos el artículo de Diario El Telégrafo en el que César Paz y Miño, Decano del Instituto de Investigaciones Biomédicas, nos habla sobre los desafíos de Ikiam.
Mira la noticia original aquí.

Hace unas semanas se inició el curso de nivelación de la Universidad Regional Amazónica Ikiam, como otro de los pilares, retos y desafíos de la universidad ecuatoriana. Incrustada en la tradicionalmente olvidada Amazonía ecuatoriana, su presencia genera expectativas.

Ikiam es una importante opción de estudio para la población del Oriente del país. Rodeada de selva, se convierte en un laboratorio natural, concebida como universidad para investigar ciencias naturales, bioconocimiento y la megadiversidad local que, de paso, es extremadamente atractiva para investigadores foráneos.

Las cosas no son fáciles en un laboratorio natural. La universidad deberá contar con instalaciones modernas y cómodas para estudiantes, profesores y administrativos; plantas de luz, aire acondicionado, energía constante, cuartos de almacenaje, cuartos fríos, laboratorios sofisticados con equipos de punta que permitan estudiar la megadiversidad de manera rápida.

Ikiam se enfrentará a los desafíos de la burocracia ecuatoriana: permisos de importación de insumos y caros, condicionamientos de los proveedores internacionales, trámites del Consep. Sus investigadores, con títulos académicos y profesionales altos, deberán sacar permisos de investigación en los ministerios correspondientes de Ambiente, Salud u otro, comité de ética, cumplir las normas de investigación con animales y plantas, recolectar especies y dejar una en las instituciones de control y repositorio nacional, tener buenos bioterios y más.

Lo clave será establecer convenios de investigación internacional de iguales a iguales, caso contrario, seremos unos simples surtidores de especies exóticas y datos curiosos para fama y aprovechamiento de otros.

Para estudiar biodiversidad en forma seria y moderna, deberemos contar con investigadores en genética avanzada, genómica, exómica y farmacogenómica. Profesionales que evalúen extractos de plantas o de animales, bioinformáticos que simulen en computador los beneficios de las nuevas sustancias, y se deberá contar con sintetizadores químicos avanzados para producir sustancias. Ikiam deberá tener secuenciadores masivos de ADN, trabajar con expresión de genes, tipificación de animales y plantas, taxonomistas, bioestadísticos. Y es indispensable que la universidad cuente con un departamento de expertos en patentes que garantice la propiedad local de lo que se descubra.

Confiemos que lo mencionado esté en la planificación y que los frutos de esta gigante inversión de todos los ciudadanos den el rédito que esperamos.