Las cifras sobre investigación e innovación ecuatoriana reflejan lento progreso

Innovar, inventar o investigar

César Paz y Miño

César Paz y Miño

Las cifras sobre investigación e innovación ecuatoriana reflejan lento progreso; así, el 2014, el Ecuador produjo 0,01% del total de artículos científicos del mundo, y el número de patentes registradas fue 3 (datos de SCOPUS). De acuerdo a estas cifras ¿el país debería innovar, inventar o investigar?

Definamos cada palabra. Innovar significa crear o modificar un producto e introducirlo en un mercado, es mudar algo hacia la novedad. Inventar quiere decir hallar o descubrir algo nuevo o no conocido. Investigar se refiere a realizar actividades intelectuales y experimentales de modo sistemático con el propósito de aumentar los conocimientos sobre una determinada materia, contempla algo que muchas personas no lo entienden y es que la investigación en principio podría no tener aplicación práctica.

Un ejemplo muy simple aclara estas diferencias: un investigador trabaja con productos químicos primarios, realiza pruebas con mezclas hasta conseguir un nuevo material, es decir cumple dos procesos, investiga e inventa (podría patentar); este nuevo hallazgo es utilizado para construir un recipiente que contiene un producto determinado, pero alguien utiliza este recipiente no para almacenar, sino como vaso para beber, por lo tanto, está innovando, cambió el uso original. Algo más profundo: se descubre el fenómeno de inducción de calor; para este develamiento se realizan pruebas experimentales hasta describirlo comprensiblemente; este fenómeno puede ser aplicable a varias situaciones, una de ellas calentar metal; luego, se puede aplicar este principio físico a la construcción de cocinas, lo que significa una innovación.

Algunas gigantescas empresas han apuntado al Ecuador como un nicho interesante para transferencia tecnológica e innovar. Queda la pregunta de si estas empresas tienen la intención de involucrar ecuatorianos en sus investigaciones confidenciales, de las que surgirán productos nuevos y comerciales: chips, fármacos, biofármacos, computadoras, nuevos materiales, tejidos sintéticos, órganos artificiales y más.

El país ha entrado en un arduo empeño por la innovación, algo menos en la invención, pero mucho menos en la investigación. Justamente para inventar algo, e incluso para innovar, el único camino es investigar, caso contrario lo que haremos como país es adaptar, modificar, mudar productos hacia aplicaciones novedosas, hasta curiosamente originales, pero no surgidas en la investigación experimental propia. Si no investigamos, solo consumiremos productos existentes, surgidos de investigadores e inventores foráneos.

Fuente:
El Telégrafo
http://telegrafo.com.ec/opinion/columnistas/item/innovar-inventar-o-investigar.html