La Academia de Ciencias del Ecuador

Genética

Genética

Compartimos el artículo de Diario El Telégrafo en el que César Paz y Miño, Decano del Instituto de Investigaciones Biomédicas, nos habla sobre la Academia de Ciencias del Ecuador.
Mira la noticia original aquí.

En febrero de 2013, la SENESCYT aprobó los estatutos de la Academia de Ciencias del Ecuador (ACE), una asociación sin fines de lucro, de científicos que viven o no en el país, y que tiene el propósito de congregar a personajes destacados en la investigación en las diversas ramas que la conforman: Ciencias de la Vida, de la Tierra, Ciencias Exactas, Químicas y Sociales.

Las academias de Ciencias en general y la ACE en particular tienen como finalidad promover y difundir las investigaciones nacionales, así como el desarrollo tecnológico, también interesa a la Academia y a los académicos intercambiar material científico y tecnológico, colaborar con el sector público y privado, así como promover el talento humano, la implementación de tecnologías, velar por la calidad de la investigación y de su ética, y alentar los eventos científicos.

Una vez conformada la ACE, le toca involucrarse en los temas de interés social. Deberá preocuparse de aspectos de interés nacional y mundial, tendrá que opinar sobre temas complejos que merezcan explicaciones científicas. Una Academia para que tenga presencia y marque diferencias tendrá, por propia iniciativa, pronunciarse en temas, incluso, conflictivos, y tendrá que hacerlo porque el quehacer científico promueve posicionamientos. La ciencia por sí misma es liberadora, destruye mitos, cuestiona tradiciones, fundamenta acciones, por tanto, una Academia y los académicos construyen caminos sociales dentro de la racionalidad lógica de la ciencia y del racionalismo experimental.

Suponer que la aparente neutralidad y apolitismo de la ciencia es una condición necesaria para su progreso no es real. La ciencia toma partido, y lo que se debe propender en una Academia de un país que está haciendo esfuerzos por salir adelante, es que sus miembros y la Academia, en conjunto, tomen posicionamientos sobre las investigaciones peligrosas o para la guerra, sobre la injusticia del poder que impone la tecnología en pocas manos, sobre las finanzas que priman sobre el bienestar humano, sobre los propietarios del conocimiento y todo cuanto sea confuso para la nación y la humanidad. Una Academia deberá buscar el mejor camino para garantizar el acceso al conocimiento de manera comprensible para las personas y luchar porque el derecho al conocimiento sea su visión rectora.

En Ecuador hay muchos temas que gobiernos, instituciones, gremios y personas deberían  consultar con las academias y estas deben resolverlos, convirtiéndose en verdaderos asesores y, de alguna manera, líderes del progreso