Investigar en transgénicos

César Paz y Miño

César Paz y Miño

Compartimos el artículo de Diario El Telégrafo en el que César Paz y Miño, Decano del Instituto de Investigaciones Biomédicas, nos cuenta sobre la investigación en transgénicos.
Mira la noticia publicada aquí.

Oportuna fue la aclaración del presidente de la República, Eco. Rafael Correa, en el enlace ciudadano 417, sobre que sí se puede investigar en transgénicos, destacó el valor de estos trabajos para el desarrollo nacional y la importancia de la investigación.

En nuestro país investigar en transgénicos genera polémica, en ocasiones por desconocimiento. El promover estudios sobre transgénesis no implica utilizar los resultados ya conocidos y promocionados por las grandes corporaciones, al contrario hablamos de que se debe enfocar en nuestra realidad y desarrollar investigaciones  propias para ponerlas al servicio de la sociedad. Los réditos, incluso para el cambio de la matriz productiva, podrían ser significativos si los resultados llegan a ser interesantes en cuanto a la producción. No obstante al llegar a este punto existen limitantes dignas de aclarar.

La tecnología para investigar transgénicos de uso agrícola está disponible, se cuenta con expertos para que la implementen, con modelos de laboratorio y con equipos; sin embargo, los científicos no han querido avanzar, ya que su tema de investigación terminaría en la obtención de una planta o una semilla transgénica, es decir un organismo que en la Constitución, por ahora, está prohibido. Se necesita una clara normativa, que permita investigar, y si el transgénico es de buena calidad, debería entrar en el juego internacional, patentarlo o en el peor de los casos archivarlo. Sin esta claridad legal, pocas instituciones se arriesgan a invertir dinero en un producto sin futuro cierto. Debería haber garantía de que una vez comprobada su eficacia, se pueda implementarlo y empezar a  producirlo a gran escala.

Necesitamos como país, contar con laboratorios más sofisticados para hacer estudios de transgénesis, incluso de aplicación médica, pero en plantas o semillas transgénicas puede no ser tan atractivo ya que está condicionado a que existan facilidades, permisos y superar incluso las limitaciones de la propia ley. Por lo que debería fortalecerse una política de Estado que apoye y financie estas investigaciones con aplicación social.

La apertura del Presidente de la República alienta a buscar productos transgénicos  aplicables en el área agrícola, y compromete a las respectivas autorizaciones, incluida la de la Asamblea Nacional, para estar dentro del marco legal del Art. 401 de la Constitución. El camino a la investigación de transgénicos está abierto y quizá el resultado sea un producto que solucione las plagas, el clima extremo o el hambre.