Herencia Dominante

César Paz y Miño

César Paz y Miño

Compartimos el artículo de Diario El Telégrafo en el que César Paz y Miño, Decano del Instituto de Investigaciones Biomédicas, habla sobre la herencia y como se transmite.
Mira la noticia publicada aquí

A la gente le preocupa la herencia y cómo esta se transmite. Al igual que los acuerdos sociales (leyes) que regulan la convivencia, a nivel biológico existen leyes probabilísticas por las cuales se transmiten características vía parental, aunque no son infalibles.

Una corriente curiosa del biologismo puro es el socialdarwinismo que intenta explicar la organización social a través de leyes biológicas y pretende aplicar a la sociedad las leyes descritas por Darwin, como un justificativo natural de su organización.

El socialdarwinismo aplica dos postulados de Darwin. 1) La supervivencia del más apto: las castas sociales poderosas económicamente encontrarían en esta ley evolutiva la razón de su posición. 2) La selección natural: explicaría que dentro de la organización social está justificada la inequidad por una base genética, que determinaría la acumulación en un grupo social de genes de superioridad y en otro de genes de inferioridad.

Ambas leyes pretenden mantener las sociedades tal y como están construidas. Con esta visión natural fatalista, biológicamente se deberían aceptar las estructuras: unos seres biológicamente mejores, ubicados arriba, y otros biológicamente inferiores, abajo. El absurdo de esta teoría llega a plantear que existen razas, pueblos y hasta países mejores y peores.

En la Genética, el tipo de legado que se aplicaría a esta nefasta concepción se llama herencia dominante y contempla que lo biológico se transmite de padres a hijos de manera directa, que hombres y mujeres reciben la característica de forma similar y que se expresa con mayor o menor fuerza, que el vigor biológico trata de primar en la sociedad, entre otras. Las enfermedades transmisibles por herencia dominante solo afectan a 140 personas de cada 100 mil, quienes reciben la característica de manera directa patrilineal o matrilineal. La herencia provoca dudas e inquietudes. Las sociedades, en mayor o menor grado, conservan sus prebendas para legitimar el poder y su hegemonía, la consideran heredable, y en la medida de lo posible también cuidan sus genes; heredan estatus social y genes encontrados en sus mismos círculos por cruces endogámicos, consanguíneos o financieros.

El socialdarwinismo está construido en pilares falsos, por lo que no explica las prácticas sociales, estas se revelan por factores económicos, históricos, culturales o de poder. No se ha encontrado el gen del altruismo ni el del egoísmo o la codicia; parece que estas cualidades humanas dependen de estructuras sociales de equidad o inequidad, de acumulación o de redistribución.