Libro elaborado por docentes-investigadores de la UDLA recibe premio a nivel mundial

libro

libro

La publicación ‘El sabor de mi Ecuador’ del Chef Carlos Gallardo obtuvo el tercer lugar en los Gourmand Awards como mejor libro del mundo entre más de 10.000 libros publicados a nivel mundial y 205 países.

Hace dos años, la Escuela de Gastronomía postuló el libro ‘El sabor de mi Ecuador’ para concursar en el certamen más grande del mundo culinario, el  ‘Gourmand World Cook Awards’, que se realizó en Beijing en China. La publicación obtuvo el tercer lugar por detrás de Francia y Sudáfrica. El premio obtenido, “B02, Best Cookbook of the Year” representa ser el “mejor libro del mundo en todas las categorías”, como lo comunicó el organizador oficial del concurso Edouard Cointreau.

El libro fue realizado luego de un recorrido por todo el país por más de dos años, investigando sus productos estrella, sus productores y seleccionando 50 jóvenes talentos de las 24 provincias del Ecuador.

Este proyecto fue concebido y liderado por Carlos Gallardo, decano del Centro de Investigación, Innovación y Promoción de la Gastronomía Ecuatoriana (CIGE) de la UDLA. Además, como parte de este proyecto participaron Felipe Capelo, Luis Narváez, Andrés Granja, Carolina Guadalupe, Carolina Pérez, Miguel Burneo, entre otros docentes e investigadores de la Universidad.

“Este tercer puesto nos adelanta cinco años en el panorama mundial. Esperamos que 15 millones de personas sepan de este premio, cientos de miles de cocineros y cientos de miles de restaurantes ya están diciendo en Ecuador tienen cacao, camarón y muchos más productos. Por lo que esperamos que visten el país”, dijo Carlos Gallardo.

¿En qué consiste el proyecto ‘El sabor de mi Ecuador?

Nuestro primer proyecto fue ‘Fiestas y sabores del Ecuador’, lo iniciamos hace 11 años. Luego de algunos libros llegamos a ‘Ecuador culinario’ que eran recetas criollas per se, entonces era necesario tener una evolución y fueron los productos del país los que nos llevaron a tener un panorama más amplio de lo que es el turismo culinario del Ecuador.

​La base de la investigación de este texto fueron los productos que se dan aquí. Escogimos 50 productos estrella como el camarón, café, cacao, atún  y varios más. Lo que se hizo fue un análisis culinario turístico de cada producto, más no una investigación técnica, biológica, porque lo que le interesa saber al turista es las propiedades y bondades de los frutos. Por lo que durante dos años, nos fuimos a pescar camarones, a cosechar el cacao, el café y demás productos. 

 

¿Cuál fue la parte más difícil para iniciar esta publicación?

En un inicio, lo más difícil fue lograr la credibilidad para conseguir financiamiento. La cosa era durísima, al principio era un proyecto de locos y hoy es uno de los programas más grandes del país.

​Esto ha generado que la industria privada coloque el letrero de ‘todo se hace con productos ecuatorianos’. Los tres productos que le siguen al petróleo en el PIB del Ecuador son: el camarón, el banano y el atún. El proyecto siempre fue visionario y creemos que el futuro del país en el campo turístico, hotelero y culinario está en los productos. 

El éxito no está en venderle al mundo un seco de chivo, ceviche, locro, sino en venderle camarón, cacao, café y el resto de productos. 

En el futuro lo que buscamos es que el Ecuador tenga una cadena productiva, para que el turista venga a comer aquí. Por eso la labor de la academia, de los centros de investigación, es que certifiquemos hoteles, restaurantes y que vayamos a través del mundo promoviendo e innovando.

 

¿Cuál es le producto que más ha llamado la atención de los 50 promocionados?

El mortiño. Se está trabajando en un libro que se llama ‘El mortiño andino’ con el Municipio de Quito para publicarlo en noviembre, para el evento de las coladas moradas y guaguas de pan. Éste producto tiene historia detrás, como la tienen las conchas negras, y es que hay miles de familias que viven en los páramos de la recolección de mortiño. 

El mortiño ecuatoriano es orgánico, no son puestos en plantaciones, pero el problema es que solo compramos éste producto en octubre y noviembre. Lo que buscamos con esto es que se consuma mortiño durante todo el año. Además es un producto que llama mucho la atención de los extranjeros.

 

¿Qué es lo que nos hace tan únicos en el tema productos?

El terroir (terreno) como dicen los franceses. Ellos tienen grandes vinos y grandes productos por sus terrenos. 

La tierra del Ecuador es bendecida. La Costa por las corrientes de Humboldt, del Niño, es mega diverso, porque está pegado a la costa y al Callejón Interandino, con los valles, con la Amazonía y esto genera microclimas para los productos. Hasta el plancton que se comen los camarones y los pescados los hace diferentes. Somos lo que comemos y las frutas y el camarón es de un sabor diferente.

 La diferencia de Ecuador con Colombia, Perú y Bolivia es que tenemos productos con características organolépticas únicas en el mundo y vamos a ser el nuevo boom de la región.

 

¿Cuál fue el aporte de la UDLA para este proyecto?

La UDLA aporta con los profesionales y su inversión en la academia e  infraestructura. Este proyecto ya era autofinanciado. En el libro contamos con el apoyo de Cesar Paz y Miño, director del Instituto de Investigaciones Biomédicas, quien escribió de genética y  Manuel Baldeón, director del centro de Investigación Traslacional, quien habló del UMAMI (es uno de los cinco sabores básicos junto con el dulce, ácido, amargo y salado para decir que un producto es sabroso). Este proyecto cuenta con el aval del ICA de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la UDLA con sus científicos. 

Redacción OMNIA