Introducción a la ciencia

genética

genética

Compartimos el artículo de Diario El Telégrafo en el que César Paz y Miño, Decano del Instituto de Investigaciones Biomédicas, habla sobre la introducción a la ciencia.

Al inicio del curso de Genética Médica, un estudiante, incentivado en el planteamiento de la materia, preguntó qué lecturas se recomiendan para iniciarse y adentrarse en la ciencia de manera amena y al mismo tiempo profunda. La respuesta hay que pensarla desde las necesidades y desafíos modernos de la ciencia y la tecnología.

Al ser la genética una rama de las ciencias naturales y la biología, y al estudiar a los humanos, es indiscutible que los libros de Carl Sagan son claves para ubicarse en dónde estamos y quiénes somos: Cosmos, El mundo y sus demonios, Los dragones del Edén, se tornan obligatorios para indagar en las incógnitas existenciales. “Somos polvo de estrellas”, resume en ellos el científico.

Al trabajar con la esencia de las personas, hay que leer al astrofísico Stephen Hawking, quien fundamenta el universo en su Historia del tiempo. Es aún más profundo en El gran diseño, donde asevera que Dios es prescindible para entender al universo. En la misma línea está el biólogo Richard Dawkins, quien propone una sui géneris visión de la evolución en El gen egoísta. Es más contundente en su libro El espejismo de Dios, en el que argumenta a profundidad el ateísmo. Stephen Jay Gould, paleontólogo, es un excelente tratadista de la evolución e historia natural y ha divulgado estos conocimientos en obras como La falsa medida del hombre o La vida maravillosa.

La carrera hacia el desciframiento del lenguaje de la vida, el ADN, y algunas historias interesantes sobre el descubrimiento de genes se recogen de forma apasionante en Genoma, de Jerry E. Bishop.

Leer la vida de las personas dedicadas a la ciencia también es una buena forma de entender el sacrificio, disciplina y humanismo que envuelve esta carrera. La biografía de Madame Curie, escrita por su hija Eva Curie, es refrescante e incentiva a abrazar y ser parte del mundo de la ciencia.

Si hay interés en profundizar en las ideas de la ciencia por sí misma, Mario Bunge en Epistemología, ciencia de la ciencia, repasa esta problemática, así como en Filosofía para médicos, escrita desde la ética científica y médica, y que además propone los caminos para hacer buena ciencia.

Seleccionados algunos autores y esbozada esta ruta a seguir, hay que añadir que la mejor manera de aproximarse a la ciencia dura es leer los trabajos originales de los investigadores y estar actualizado en la producción mundial científica de la mejor calidad, incluidas las revistas especializadas en el área de interés. La ciencia es el mejor camino y el más apasionante para llegar a la verdad. (O)