Prevención de los problemas genéticos

genética

genética

Compartimos el artículo de Diario El Telégrafo en el que César Paz y Miño, Decano del Instituto de Investigaciones Biomédicas, habla sobre la prevención de los problemas genéticos.
Mira la publicación aquí.

Los organismos de planificación y cuidado de la salud pública se preguntan si la genética médica desempeña algún papel en las soluciones de salud. En la respuesta hay que considerar cifras nacionales y compararlas con otros países.

Ecuador tiene una tasa de mortalidad infantil de 17,93 por mil nacimientos, frente a Somalia que tiene 104, Costa Rica 8, Cuba 4,7 y la más baja entre 222 países es la de Mónaco, con 1,8 (IndexMundi, 2015).

Según datos oficiales de la Misión Manuela Espejo, programa del Estado ecuatoriano, el país tiene 293.743 personas con discapacidad; de ellas, 71.417 (24%) presentan discapacidad intelectual y 222.326 (76%) registran el resto de discapacidades. La prevalencia total de discapacidades mayores a nivel de Ecuador es de 20,3 por mil habitantes.

La mayor proporción de discapacidades es de origen prenatal (48%), lo que significa que las embarazadas ecuatorianas tienen alto riesgo de tener hijos con enfermedades discapacitantes. El 30% de estos problemas son de origen genético.

Países que han reducido los nacimientos de enfermos con dolencias genéticas de gravedad media o alta, lo han hecho con políticas claras de salud prenatal. Hay países que bajaron en 15 años la tasa de malformaciones de 5 a 0,8% mientras que en Ecuador pasó del 25 al 14,6%.

La fórmula para disminuir enfermedades genéticas en los países que registran cifras bajas, siempre y en todos los casos, ha pasado por el Diagnóstico Prenatal (DP), sea por ecosonografía, que detecta hasta el 90% de malformaciones, o por pruebas genéticas que revelan problemas malformativos comunes, como los síndromes de Down, Turner, Klinefelter, Prader Willi, y otras mil dolencias. Los médicos cuentan con diagnósticos cada vez más tempranos de los problemas genético-malformativos-discapacitantes, y el asesoramiento científico médico-genético postula la opción de una interrupción eugenésica del embarazo.

Dos de cada tres DP terminan en una petición de interrupción de embarazo, disminuyendo así la tasa de nacimientos de malformaciones y monstruosidades.

En Ecuador no existe DP, y si se lo hace, se enfrenta a la imposibilidad legal de una interrupción del embarazo; frente a monstruosidades en los embarazos, nada se puede hacer.

El sistema de salud ecuatoriano no tiene opciones, por lo tanto, solo aumentarán los problemas discapacitantes, los costos sociales y, peor aún, los costos familiares que se cuadriplican con un hijo con problemas de este tipo. La genética sí es útil y el DP es una de sus herramientas, solo hay que implantarlo y cambiar las leyes.