RANDI reconoció a las mejores iniciativas

Randi

Randi

El proyecto Smile Factory obtuvo el primer lugar del concurso RANDI, la intención de los ganadores es promocionar su producto a nivel nacional e internacional.

Alrededor de 50 personas se dieron cita el pasado viernes 30 de octubre, en el Auditorio de UDLAPark, para conocer a los ganadores de la Iniciativa RANDI. Esta iniciativa  se realizó con el fin de que las ideas y trabajos de los estudiantes se conviertan en emprendimientos.

Durante el proceso de inscripciones, se postularon más de 40 proyectos, de los cuales 24 pasaron a la fase siguiente. Es así que durante el 28 y 29 de octubre se expusieron estos proyectos en los patios del Campus UDLAPark. La comunidad UDLA tuvo  la oportunidad de votar en línea por sus proyectos favoritos.

Finalmente, a través de la votación, se eligieron 6 proyectos como finalistas quienes presentaron su propuesta ante un jurado que calificó cada propuesta y en base a la puntuación obtenida se definió a los tres ganadores de esta iniciativa.

El proyecto ganador fue Smile Factory, un proyecto de carácter social emprendido por estudiantes de la Facultad de Odontología y de la carrera de Comunicación Corporativa que nació para cumplir con sus horas de prácticas preprofesionales, pero que en el camino fue ganando adeptos y hasta hoy cumple con su misión de brindar ayuda y soporte odontológico a niños de escasos recursos de distintas partes del país.

Camila Sánchez, egresada de Comunicación Corporativa y Santiago Salas, estudiante de noveno semestre Odontología inscribieron su proyecto en RANDI y  el producto con el que participaron fue una ‘Lámpara dental portátil’ que, según ellos, es la primera que se ha diseñado en el país y la segunda a nivel sudamericano.

“Este es un producto de interés social, ya que su costo sería la tercera parte de lo que cuestan las lámparas chinas y alemanas. Además, podrían utilizarse con pilas normales y estaría al alcance de todos los estudiantes de odontología”, manifestó Camila Sánchez.

Además, Smile Factory se dedica a crear y diseñar productos de calidad, innovadores y a bajo costo para odontólogos y estudiantes de odontología, quienes serán los primeros beneficiados de esta iniciativa. 

Esta lámpara dental servirá para que los estudiantes la lleven en  sus salidas de campo y puedan ofrecer un mejor tratamiento a los pacientes, especialmente en lo que se refiere a calzas y sellantes para muelas y dientes.

“Lo que esperamos hacer con el dinero es mejorar el prototipo de la lámpara dental, para que cumpla de mejor manera sus funciones y de ahí producirla masivamente y comercializarla. Además, como meta a largo plazo, queremos exportarla”, acotó Santiago Salas.

Smile Factory se llevó 2.000 dólares como premio para utilizar como capital semilla de su proyecto y crecer como emprendimiento.

El segundo lugar se lo llevaron Jimmy Apolo y Santiago Apolo, estudiantes de séptimo y tercer semestre, respectivamente de Diseño Industrial. Ambos hermanos desarrollaron V-move, un brazalete que sirve para asistir a las personas no videntes, y que les permite dar mayor movilidad en pasillos y lugares nuevos que las personas no conozcan. Este brazalete se lo coloca en el antebrazo y a través de sensores, permite identificar las distancias de las paredes con la ubicación de la persona.

La idea de Jimmy y Santiago nació  de un problema que sufrió su madre y la dejó invidente, por lo que ellos desarrollaron un prototipo para su madre, pero luego se enfocaron en mejorarlo y así brindar ayuda a todas las personas no videntes.

“La idea es llevarlo a una fase más elaborada y mejorar los prototipos finales, para promocionarlos en el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social y otros seguros privados para que la gente pueda acceder a este brazalete”, explicó Jimmy Apolo.

Un premio de 1.500 dólares se llevaron los hermanos Apolo y lo invertirán en la mejora del prototipo de V- move.

Finalmente Mauricio Hinostroza de la carrera Ingeniería en Producción Industrial, con EZ-Pack (máquina para inflar fundas plásticas) se quedó con el tercer puesto y recibió un apoyo económico de 1.000 dólares que le permitirán seguir con su sueño de hacer crecer su empresa para promocionar su producto a escala nacional e internacional.

Alok Gupta, Director de Gestión de Investigación y Transferencia de Tecnología, fue quien premió a los ganadores e invitó a los estudiantes a seguir soñando y apoyarse en la Dirección de Investigación y Transferencia del Conocimiento para concretar sus ideas.  

​En esta primera edición de la iniciativa RANDI, se potenciaron los proyectos e ideas para luego buscar auspiciantes o quienes financien los distintos trabajos, los cuales deberán también tener un aporte a la comunidad y responsabilidad social.

Redacción Omnia