Estudiantes y docentes de la UDLA trabajan con familias de Nono

Navidad

Navidad

Estudiantes y docentes de la Carrera de Psicología lideran el proyecto ‘Bienestar psico-socio-educativo en la Parroquia de Nono’, para contribuir en el bienestar de la comunidad y las familias de la Unidad Educativa Nono.

El proyecto ‘Bienestar psico-socio-educativo en la Parroquia de Nono’ inició en el 2015, con el objetivo de contribuir al bienestar psico-social y educativo en la Comunidad de Nono y los niños y niñas de la Unidad Educativa Nono, con lo cual se identificará la problemática psicosocial y educativa de la población de la Parroquia de Nono. Además se busca que en la comunidad educativa se identifiquen y apliquen estrategias educativas para las niñas  y los niños que tienen problemas psicosocio-educativos. En tercer lugar, se aspira a que los padres, niños y niñas y adolescentes desarrollen habilidades sociales. Finalmente, se realizará una evaluación del impacto del proyecto.

Lila Adana, docente de la Carrera de psicología y líder del proyecto, indica que A raíz de los reportes emitidos por los profesores sobre el bajo rendimiento de los alumnos de la escuela, se realizó un focus group a los niños y niñas, para tratar de comprender la problemática global sobre la población de Nono, una vez codificado el focus group encontramos que todos los problemas giraban en torno a cuatro categorías: problemas en el ámbito económico, ámbito educativo, ámbito social y contexto familiar. Posteriormente, se realizaron evaluaciones a los alumnos identificados sobre la escala de inteligencia (WISC-IV), ansiedad rasgo/estado (STAIC) y sobre desarrollo neuropsicológico (CUMANES Y CUMANIN). Finalmente se realizó una entrevista a los padres de los alumnos con bajo rendimiento para identificar la problemática y tener un mayor ajuste de la realidad del niño/a o adolescente.

Para lograr dichos resultados se ha ido trabajando una metodología en base a recolección de información por medio de focus group, evaluación de los padres (intereses de la problemática a trabajar), evaluaciones psicopedagógicas a niños y niñas con sospechas de problemas de aprendizaje y elaboración de informes de los mismos. Posteriormente se hará análisis estadísticos descriptivos, codificación abierta y matriz de categorías.

Las actividades que se han desarrollado y se desarrollarán dentro  del proyecto incluyen:

1. Identificación de la problemática desde la perspectiva de los profesores.
2. Identificación de niños, niñas y adolescentes con necesidades educativas especiales.
3. Identificación de características de las familias (tipología familiar).
4. Capacitación a profesores en estrategias inclusión social y necesidades educativas especiales.
5. Capacitación a familias en habilidades de convivencia (habilidades parentales y entornos relacionales nutritivos).
6. Talleres a niños y adolescentes en habilidades sociales e inclusión social (talleres artísticos, lúdicos, reflexivos, etc.).
7. Seguimiento del proceso.
8. Evaluación de resultados.
9. Elaboración de Informe.

Toda esta metodología, servirá para lograr los objetivos del proyecto cuyos beneficiarios directos son aproximadamente 256 niños, niñas y adolescentes de la Unidad Educativa de Nono con sus familias, y el personal docente (17 profesores), mientras que el beneficiario indirecto es el Gobierno Autónomo Descentralizado de Nono y la comunidad en general.

El proyecto se volvió recientemente interinstitucional, la docente  de la Carrera de Psicología de la UDLA, Lila Adana, lideró este trabajo. Mientras que Oihane Fernández; docente de  la Carrera de Matemáticas, de la Universidad San Francisco de Quito, se unió a esta iniciativa para lograr una articulación interuniversitaria que se expresa en un convenio vigente. Edgar Zúñiga, docente de la UDLA, y 24 estudiantes voluntarios de la carrera complementan el trabajo de nuestra universidad.

El proyecto finalizará en diciembre de 2016. Hasta el momento se realizó el ‘Taller en la resaltación de las aptitudes artísticas de los niños y niñas de la Unidad Educativa de Nono’ y se está preparando la ‘Capacitación a familias en habilidades de convivencia (habilidades parentales y entornos relacionales nutritivos)’, que compondrán el año completo de actividades de vinculación.

Impresiones de los beneficiados

“Participamos entre grupos y dibujamos un paisaje. Contamos un cuento diciendo cada uno una palabra. Esto me sirvió para compartir con mis compañeros que estábamos en el  grupo”, contó Guadalupe Vaca (12 años), estudiante de la Unidad Educativa Nono.

“Nos ayuda a mejorar los dibujos, cambiar la forma de pensar, nos enseñaron lo que es el arte. Esto nos va a servir para ser mejores y ser profesionales”, manifestó Roxana Cañar (12 años), estudiante de la Unidad Educativa Nono.

“Este proyecto ayuda para que los niños se motiven, porque a veces estamos ahí mismo y ahí mismo y cuando vienen personas de afuera se motivan más hacer cosas nuevas. A veces se ponen incluso con más ganas y les ayuda a que desarrollen su creatividad”, dijo Olga Quingalombo, docente de la Unidad Educativa Nono.

Impresiones de los dueños del proyecto

“El rol del líder de un proyecto es llevar a cabo la coordinación y planificación de las diferentes actividades del proyecto tanto con la comunidad como con las diferentes instituciones que estén involucradas en el proyecto. Durante la ejecución del proyecto se han presentado algunas dificultades por ejemplo el hecho de tener que regirnos a las normativas del Ministerio de Educación ha implicado mayor tiempo en la planificación y gestión del proyecto, la falta de recursos para la realización de los talleres debido a los tiempos institucionales que no son acordes a la organización de los talleres, los problemas en la logística  desde la propia Comunidad y el trabajar con varias instituciones al mismo tiempo implica mayor tiempo, tanto en reuniones como en la planificación. Sin embargo, también  existen aspectos positivos que nos enriquece, ya que la ejecución del proyecto se manejó desde diferentes perspectivas, generando un visión global sobre la forma de llevarlo a cabo”, acotó Lila Adana.

“Previa a la planificación de los talleres, tanto el equipo base como los profesores que se encargan del proyecto realizan una revisión bibliográfica de textos científicos sobre la problemática a tratar para posteriormente en las reuniones que se realizan semanalmente poder planificar las actividades que se realizarán a cabo en base a la teoría pertinente”, relató Emilia Iturralde, estudiante de Psicología y tesorera del proyecto.

“Aporta con la práctica de lo que estudias, en la universidad vemos todo el tiempo teoría pero no ponemos en práctica nada y vincularte con este proyecto te enseña cómo deberías trabajar en un futuro. Especialmente a nosotros que estamos pasando por la materia de pruebas psicológicas, nos ayuda a realmente saber cómo se utiliza una prueba, cómo manejas la prueba y  cómo debes tomarla, también te enseña a cómo profesionalmente vas a tratar con seres humanos, especialmente con niños, niñas y adolescentes. Si en un futuro quisiera hacer un máster en psicología de la niñez y la adolescencia, este proyecto me ayuda demasiado porque tengo la práctica para saber cómo debo tener ese contacto con los niños y aprender mucho más de lo que está externo a nuestra malla curricular”, finalizó  Johanna Vega, estudiante de Psicología.