La ciencia en 2016

ADN

ADN

Compartimos el artículo de Diario El Telégrafo en el que César Paz y Miño, Decano del Instituto de Investigaciones Biomédicas, habla sobre la ciencia en 2016.
Mira la publicación aquí.

El año que terminó tuvo muy importantes adelantos científicos y se prevé que el 2016 arroje extraordinarios descubrimientos. Revistas científicas y la web especializada destacan lo que vendrá en provecho de la humanidad. A la cabeza, la técnica de edición o modificación de genes CRISP/Cas9 despierta más atención por las posibilidades terapéuticas que promete; ya surtió efecto en la curación de ratones con distrofia muscular.

La prevista llegada a Marte de la nave ExoMars, que se piensa probará la capacidad de viaje de los seres humanos al planeta rojo ya que ensayará los propulsores de ‘amartizaje’ y despegue de las naves de los ‘alienígenas terrestres’, sería otro logro.

Llama la atención el proyecto ‘Sesame’ que investiga el cúmulo de microorganismos de nuestro planeta: microbioma terrestre. Para esta meta se han aliado insólitamente Jordania, Turquía, Pakistán, Chipre, Irán, Israel y la Autoridad Palestina, que construirán un acelerador de partículas de luz (sincrotrón) que permitirá diferenciar las especies vivientes. Es un camino diferente al estudio del ADN que pretende analizar 200 mil muestras de ADN desconocido y aumentar así el acervo de microorganismos, ya que son muchos más los que realmente existen. Un gran hallazgo sería realizado por el acelerador de partículas CERN que, según se anunció en diciembre pasado, probaría la existencia de una partícula con seis veces más masa que el bosón de Higgs, lo que podría explicar la materia oscura en el espacio y cuestionaría la física clásica de partículas.

Para el calentamiento global se plantean dos estrategias: convertir el CO2 en combustible líquido o crear una megamáquina que capture el gas y libre a la atmósfera alrededor de mil toneladas anuales del gas. Lo absurdo es que sería un gran negocio y los países tendrían que comprar este servicio. Otros beneficios serán la inmunoterapia contra el cáncer y algunas enfermedades alérgicas; la venta del Solanezumab para tratar el alzhéimer; el estudio de gemelos en largos estadios en el espacio para evaluar cambios funcionales diferenciados entre individuos; la aprobación de la vacuna contra la malaria y el dengue por la OMS; la inclusión de cuatro nuevos elementos en la tabla periódica; y, para terminar, las Naciones Unidas han declarado a 2016 como el año internacional de las legumbres. La penetrabilidad de estos logros en las sociedades es muy relativa. La inequitativa aplicación de los conocimientos científicos útiles, desafortunadamente, va en directa relación a la riqueza de las sociedades y de los individuos. (O)