“Lo que viví en el Ecuador es una cosa irrepetible”

florian 6

florian 6

Con gusto compartimos la reflexión de uno de los estudiantes de intercambio, Florian Struyf de Bélgica, quien está estudiando materias en la Facultad de Hospitalidad y Turismo en la UDLA por un semestre, desde el septiembre 2015 hasta el febrero 2016.

“Cuando llegué a Ecuador hace algunos meses, ya había buscado mucha información sobre la oferta turística del país y realmente tuve expectativas altas. Quizás tienes experiencia con esto y sabes que hay la probabilidad que al final tus expectativas son demasiada altas y que tu experiencia resulta bajo del nivel esperado.

Eso no fue mi caso. Tuve la suerte de visitar una gran parte del país, que sea con amigos de Bélgica, sólo o con amigos ecuatorianos y realmente fue una experiencia única en mi vida, algo que yo sé que no va a ocurrir otra vez.

Lo que viví en el Ecuador es una cosa irrepetible: la historia del país, la naturaleza y sobre todo los amigos que encontré aquí quedarán grabados en mis sueños por el resto de mi vida.

Quito en si mismo es hermoso y hay bastante que ver. En un año no tienes el tiempo de ver todo. Claro que hay el centro histórico, lo cual es bien reconocido, pero a lado de eso hay las fiestas culturales, las fiestas “normales”, la gente, etc. A mí el lugar que más me gustaba es Guápulo. Cierto, muchos turistas van allá, pero realmente el ambiente, el parque y las fiestas o animaciones regulares hacen que este barrio sea un barrio donde vivir es un placer.

Pero, el lugar que yo realmente prefiero, sin tener en cuenta el aspecto turístico, es la UDLA. De hecho, creo que fue la mejor opción para mí. Uno de mis objetivos de mi viaje era por supuesto aprender el Español y conocer la gente de aquí. En muchas universidades en el mundo, los participantes de intercambio se quedan con los otros participantes de intercambio. Aquí en la UDLA, la gente con quien frecuenté más son los ecuatorianos. Claro que tuvimos algunos eventos con los otros estudiantes de intercambio organizados por la Oficina de Programas Internacionales, los cuales juntaron gente súper amable, pero mis mejores amigos de aquí son ecuatorianos. Y el evento que ha incrementado bastante este hecho es la gira Amazonía con la Facultad de Hospitalidad y Turismo.

Esta gira, considerada como la mejor, fue increíble. No puedo confirmar que sea la mejor porque no tengo experiencia con las otras giras, pero fue sin ninguna duda la mejor semana aquí en el país. Cierto, la selva es algo mágico, que no existe en mi país aparte de en libros o en la televisión, pero el grupo con el cual nos fuimos fue mucho más mágico. Realmente, si tuviera que visitar la selva sólo o con uno o dos amigos, no sería igual. Totalmente no. Esta semana me pareció como si fuera dos días solamente, tanto el ambiente fue « buenazo » el 100% del tiempo. No extrañaba nada : ni mi celular, ni el clima moderado de los Andes, nada. Quiero agradecerles a los profes que nos acompañaban, los guías excepcionales y, por supuesto, el grupo de estudiantes en el cual este viaje me permitió de crear lazos que, espero, no se romperán de toda mi vida.

Seguramente voy a viajar mucho en el futuro, y claro que voy a descubrir otros países, pero el Ecuador quedará como la primera experiencia de total libertad y de comunión con la naturaleza y gente de otra cultura de toda mi vida. Alguien de aquí me enseñó una expresión y su significado real: “voy a volver”. Me dijo que se dice eso cuando tienes que irte, pero que toda tu alma y tu corazón quiere quedarse. Y yo voy a volver a Ecuador. De ley. De una. Fijo.

Gracias a todas las personas que hicieron que este viaje fuera posible para mí; esta experiencia no tiene precio.”