La realidad de los ecosistemas acuáticos del Ecuador

ecosistemas

ecosistemas

Ponentes ecuatorianos y españoles dieron a conocer sus proyectos de investigación ambiental, en el simposio ‘Los ecosistemas acuáticos del Ecuador, situación actual, problemáticas y perspectivas’, organizado por la UDLA

El Centro de Investigación, Estudios y Desarrollo de Ingenierías (CIEDI) desarrolló el simposio ‘Los ecosistemas acuáticos del Ecuador, situación actual, problemáticas y perspectivas’, el pasado 21 y 22 de enero en el auditorio del Campus Queri.

Este evento reunió a especialistas, docentes-investigadores, estudiantes y público en general que deseaba conocer la situación de los ecosistemas acuáticos del Ecuador, su situación actual y lo que les depara en un futuro.

“El objetivo del evento fue reunir especialistas que hayan desarrollado investigación en ecosistemas acuáticos en diferentes temáticas tanto a nivel nacional como internacional, y que permita conocer los avances en el conocimiento sobre la contaminación y la remediación ambiental de ríos lagos, lagunas y humedales. Esto siempre enmarcado en sus experiencias y la presentación de resultados de sus investigaciones”, mencionó Christian Villamarín, -investigador del CIEDI y docente de la carrera de Ingeniería Ambiental.

El agua es la fuente de vida de toda la humanidad, pero, lastimosamente, no todos los seres humanos han logrado dimensionar la importancia de esta. Por lo que existe cada vez más contaminación de ríos, lagos, lagunas, caudales y mares.

En el Ecuador, la agricultura, el crecimiento urbano, la minería, la construcción de carreteras, hidroeléctricas, entre otros factores, producen un impacto negativo en los ecosistemas acuáticos y, lamentablemente, pocas han sido las propuestas de proyectos de conservación o mitigación de los impactos producidos por el hombre.

 “Los ecosistemas acuáticos del Ecuador están siendo bastante golpeados por distintos factores, en especial por la demanda urbana, agricultura y nuevos proyecto hidroeléctricos, siendo estas las actividades que en gran medida reducen los caudales de agua en los ríos. El crecimiento desmedido y desorganizado de las urbes y de las industrias es también uno de los problemas actuales, ya que contaminan los ríos y esto provoca un efecto cadena que altera la calidad física, química y biológica de todos los cuerpos de agua del país”, puntualizó Christian Villamarín.

Según Christian Villamarín, existen varias investigaciones que buscan la remediación de los ecosistemas acuáticos, pero el problema es la comunicación con las autoridades gubernamentales, ya que no existen las herramientas necesarias para prevenir y peor aún dar tratamiento a las aguas contaminadas del país.

“Sería importante que las autoridades desarrollen sistemas de ordenamiento territorial más organizado, donde se planifique sistemas de separación de las aguas servidas e industriales, ya que ambas tienen un tratamiento diferente. Deberían existir sistemas de monitoreo químico y bilógico para poder determinar la calidad del agua. Esto permitiría obtener mapas de monitoreo para identificar áreas prioritarias de conservación y otras en las que se deben tomar acciones para mejorar la calidad ecológica de los ríos. Esta información le sirve al tomador de decisiones para identificar áreas donde sea necesaria la creación de plantas de tratamiento para dar una solución a los ecosistemas que están afectados”, dijo Christian Villamarín.

Como ciudadanos debemos ser conscientes del uso que le damos al agua, a los residuos que producimos y de los impactos que tendrá el ambiente, cuando exigimos grandes obras para el desarrollo del país, pero no pensamos en el medio ambiente. La idea es que de estas investigaciones aparezcan tecnologías amigables con el ambiente, para luego no tener problemas con la salud de quienes nos beneficiamos de los ecosistemas acuáticos.

​Los ponentes invitados fueron Miguel Cañedo-Argüelles, PhD de la Universidad de Vic y Grupo de investigación Freshwater Ecology and Management de España (FEM); Andrea Encalada, PhD docente de la Universidad San Francisco de Quito y directora del Laboratorio de Ecología Acuática de la USFQ, Blanca Ríos-Touma, PhD docente de la Universidad Indoamérica e investigadores miembro del FEM y Karla Jiménez, técnico e investigadora de la ONG Ecociencia.