El mosquito que se ensaña con la pobreza

7512088890_325851959d_o

7512088890_325851959d_o

Compartimos con ustedes el reportaje de Diario La Hora a Mario Fornasini, docente de la Universidad de Las Américas, acerca del virus Zika.

Expertos indican que hace falta una campaña educativa sobre el tema del contagio del zika, el dengue y el paludismo, transmitidos por este insecto.

El vecino más peligroso de los poblados ubicados en climas tropicales tiene una vida corta: apenas de dos a tres semanas. Eso sí, goza de una capacidad de reproducción sorprendente, pues solo una hembra puede llegar a depositar cientos de huevos y prolifera en barrios urbano marginales.

Se trata del mosquito Aedes aegypti, al que muchos conocen como zancudo, el cual es el responsable de propagar enfermedades como el dengue, la fiebre amarilla, el paludismo, la chikungunya y ahora el zika, que ha provocado una emergencia sanitaria en todo el mundo.

Criaderos

Para depositar los huevos, de los que eclosionan larvas que se convierten en insectos, prefiere el agua estancada, pero no aquella que se mezcla con el lodo, sino una que sea limpia como la que después de un aguacero queda en llantas, tarrinas, baldes, envases…

De todo este tipo de materiales que se puede encontrar en la zona urbana, los mosquitos tienen unos sitios ideales para reproducirse en grandes cantidades y son esas cisternas de plástico que resaltan a la vista cuando se recorre barrios marginales del Litoral.

Y es que a la gente que vive en esos lugares no le queda otra opción que almacenar el líquido vital en esos recipientes (de 50 galones o más) para su consumo, ya que no cuenta con una red de agua potable y alcantarillado.

Contrastes

Eso explica, por ejemplo, que el mosquito no prolifere en el sector exclusivo de Samborondón, a diferencia del suburbio de Guayaquil, ubicado a menos de medio kilómetro de distancia, en Guayas, donde hay quienes incluso usan toldos para comer y protegerse del insecto.

Patricio Ponce, quien se dedica al estudio científico de los insectos (entomología), define al Aedes aegypti como una “plaga urbana” porque, además, contrario a lo que se pensaría, su presencia es muy escasa en la selva, donde el clima también es cálido.

A su vez, define como “enfermedades de los pobres” a los males que causa y sostiene que este animal solo se alimenta de la sangre de las personas y los monos, a quienes puede contagiar hasta con dos virus al mismo tiempo.

Infecciones

En eso también concuerda Mario Fornasini, experto de la Universidad de las Américas, quien teme que la situación del zika en el país “sea mucho más grave” de las decenas de contagios confirmados y sospechosos que reporta el Ministerio de Salud.

Menciona que no se cuenta con un estudio sobre la eficacia de los insecticidas y repelentes que las autoridades aconsejan utilizar para evitar la picadura del insecto. En su criterio, es crucial la vigilancia epidemiológica a cada uno de los pacientes.

A diferencia del dengue o del paludismo, el zika es una enfermedad silenciosa. La incubación del virus puede tomar entre 3 y 12 días, y apenas una de cada cinco personas puede presentar síntomas como fiebre, sarpullido, dolor articular y conjuntivitis.

Riesgo para embarazadas

No es una enfermedad mortal, pues basta el reposo y la hidratación para recuperarse; sin embargo, la peor parte pueden llevarse las mujeres que sean infectadas con ese mal en el primer trimestre de embarazo.

En Brasil y Colombia, ya se cuentan por miles los niños que han nacido con microcefalia, es decir, con un cerebro muy pequeño, entre otros daños neurológicos irreversibles, debido al zika.

La doctora Sara Cifuentes, sin embargo, aconseja que no todas las embarazadas deberían someterse a pruebas para saber si fueron infectadas con el zika, a menos de que presenten los síntomas, esto para no ocasionar “preocupaciones innecesarias”.

Los expertos concuerdan en que, por todo esto, se debe impulsar una campaña de educación a escala nacional para que la gente conozca cómo prevenir estas enfermedades. (RVD)

69 años han transcurrido desde que este mal fue descubierto, por primera vez, en un mono Rhesus en los bosques de Zika de Uganda.

El Dato

No existe vacuna para el zika; lo que se hace es vigilar los síntomas.

Mira la noticia completa: http://lahora.com.ec/index.php/noticias/show/1101912956/-1/El_mosquito_que_se_ensa%C3%B1a_con_la_pobreza_.html#.Vrt7kJPhC3A