Estudiante de Medicina regresa de su pasantía en Holanda

Carolina Toapanta, estudiante de Medicina

Carolina Toapanta, estudiante de Medicina

Carolina Toapanta Serrano es una estudiante de 12avo semestre de Medicina. Hizo una pasantía en Maastricht, Holanda y en el siguiente artículo, nos cuenta su experiencia.

IMG_0404

 ————————————————————–

Hola, soy Carolina Toapanta e hice una pasantía en el Hospital Universitario de Maastricht en Holanda. Estuve dos meses en el Departamento de Anestesia, en donde adquirí habilidades y destrezas en  procedimientos quirúrgicos. Éstos fueron guiados por simulación primeramente y luego en cirugías reales; realicé procedimientos anestésicos locales y generales para cirugías de baja, mediana  y  alta complejidad, como cirugías de corazón abierto, extirpación de lóbulos cerebrales y trasplante de órganos. Además, hice una rotación en el Departamento de Dolor Agudo y Crónico, donde realicé procedimientos como estimulación neural con electricidad, hospitalización y consulta externa. Todo este trabajo lo hicimos en inglés, holandés y alemán.

El reto más grande para mí al estar en Maastricht fue insertarme en la cultura y entender la dinámica de trabajo dentro de las cirugías; sin duda tienen un nivel muy alto de determinación, orden y compromiso que les ha llevado a ser la sexta mejor universidad del mundo dentro de las universidades jóvenes.

Aprendí a estar orgullosa de la UDLA porque es la universidad que me formó académicamente. Mis conocimientos médicos, clínicos y quirúrgicos eran de muy alto nivel, y al estudiar de artículos científicos publicados en todo el mundo, hemos aprendido a hacer una medicina que puede ser aplicable globalmente, es decir, a ser competitivos a nivel mundial. Mi calificación al finalizar la rotación fue entre las mejores.

Además, durante mi carrera de pregrado en la UDLA,  he aprendido a hacer un tipo de medicina intercultural y más humana. He aprendido a reconocer al individuo como parte de un colectivo y tratar sus enfermedades desde un punto de vista global e individual, respetando su cultura, idioma, ideología, influencia geográfica, pero conservando las características únicas de su identidad. Al mismo tiempo recuerdo que todos conformamos el colectivo humano y que el deber como médico es acompañar a la raza humana en un proceso de salud.

Maastricht es una ciudad  pequeña de 200.000 habitantes, quienes viven en límite con Alemania-Aachen y Bélgica-Liege, todas ellas a 20 minutos en bus o tren. Es una ciudad con matices extraordinarios; los nativos son muy conservadores en su cultura pero al mismo tiempo albergan a la universidad con mayor porcentaje de estudiantes extranjeros de todo el mundo.  El 40% de todos los alumnos son de países diferentes  y continentes lejanos, por lo tanto dentro de un aula de clases la variedad de culturas e idiomas es amplia y fascinante.

Muchas gracias a la UDLA y a la Oficina de Programas Internacionales por la oportunidad de vivir una experiencia internacional muy enriquecedora a nivel personal y profesional.