El objetivo es identificar biomarcadores y crear fármacos para las madres afectadas.

Investigadores de la UDLA estudian las causas y etapas de la preeclampsia en Ecuador

Eduardo-Tejera-(bioinformático)-y-Maykel-Cruz-(quimioinformático). FOTO CORTESÍA: DICYT

Eduardo-Tejera-(bioinformático)-y-Maykel-Cruz-(quimioinformático). FOTO CORTESÍA: DICYT

Compartimos la noticia de la Agencia Iberoamericana para la Difusión de la Ciencia y la Tecnología  sobre el trabajo de nuestros investigadores en el tema de la preeclampsia.
Mira la noticia publicada aquí.

Paula Altamirano-UDLA/DICYT

Eduardo Tejera y Maykel Cruz Monteagudo Maykel, bioinformático y quimio informático respectivamente, son investigadores y profesores del Instituto de investigaciones Biomédicas de la Universidad de las Américas del Ecuador y se dedican a un proyecto de investigación que pretende encontrar genes patogénicos, es decir, los genes causantes de la preeclampsia y sus posteriores fases: eclampsia y Síndrome de Hellp.

La preeclampsia es una patología que pueden sufrir mujeres en estado de embarazo, quienes presentan principalmente hipertensión arterial y exceso de proteínas en la orina. La segunda etapa de la enfermedad es la eclampsia, en esta fase la mujer puede llegar a sufrir crisis epilépticas, dolores musculares y otros síntomas. Finalmente, cuando el estado de la enfermedad es crítico, se lo llama síndrome de Hellp, donde la madre puede llegar al coma.

La fisiopatología de esta enfermedad todavía se desconoce y no hay forma de predecirla antes de las doce semanas de gestación. Se están realizando diversas investigaciones alrededor del mundo y existen diferentes hipótesis de factores que pueden ser influyentes en la enfermedad como: la edad de la madre, su peso, la altura de la región, factores genéticos, ambientales, si son madres primerizas, entre otros.

Una de las hipótesis de Tejera y Cruz-Monteagudo es que la clase social y la educación afecta en la incidencia de la preeclampsia y eclampsia. Pese a que en países como Ecuador la salud es gratuita y el sistema de seguridad social brinda acceso a las mujeres a un tratamiento continuo durante el embarazo, existe falta de conocimiento y conciencia sobre los riesgos y protocolos que deben seguirse en etapa de gestación y en la vida sexual de las parejas. Si las mujeres no son sujetas a un seguimiento, control y cuidados durante y después del periodo de gestación, es probable que si tienen preeclampsia, eclampsia, u otras enfermedades, este círculo se repita en los embarazos subsiguientes y por ello las cifras sigan aumentando.

Según la OMS, casi una décima parte de las muertes maternas en Asia y en África y una cuarta parte de las muertes maternas en América Latina están relacionadas con trastornos hipertensivos del embarazo. El Ecuador no es excepción y los casos son sumamente frecuentes. Tejera afirma que trabajó durante dos años en un centro materno hospitalario en Portugal y en ese periodo evidenció entre 10 a 15 casos de Síndrome de Hellp (estado crónico de eclampsia), mientras que en el Ecuador los médicos calculan que en 1 mes han llegado a tener hasta 6 casos.

La metodología

Maykel y Eduardo son pioneros en el uso de herramientas conjuntas de la bioinformática y quimioinformática para el estudio de esta enfermedad. El objetivo es poder encontrar biomarcadores de la enfermedad para que las mujeres embarazadas puedan tener un diagnóstico temprano y su vez desarrollar un fármaco que actúen directamente en el origen de la enfermedad.

La investigación se centra en desarrollar una metodología sustentada en la integración de herramientas bioinformáticas y quimioinformaticas que permitan identificar de forma eficiente aquellos genes con mayor probabilidad de estar asociado al origen de la enfermedad.

La información necesaria para el estudio provendrá de la toma de muestras sanguíneas de alrededor de 2.000 mujeres embarazadas y el análisis de aproximadamente 18.000 genes (que es lo que usualmente está disponible en las bases de datos). El objetivo es reducir estos 18.000 genes iniciales a un conjunto reducido de genes con mayor probabilidad de estar asociado a la causa de la enfermedad (aproximadamente 100 genes candidatos). De esta manera es posible aportar eficiencia a las subsecuentes etapas (las más costosas) centradas en corroborar experimentalmente cuáles son los genes más importantes y están mayormente asociados a la causa de la enfermedad. Para adecuarse a la disponibilidad de recursos, se pretende reducir a aproximadamente 20 el número de genes candidatos.

Los investigadores esperan tener los primeros resultados de este estudio a finales de este año; sin embargo insisten en que la educación es sumamente importante en la incidencia de esta enfermedad y no es necesario esperar a encontrar la patología exacta para crear conciencia, y de esa manera reducir los casos de preeclampsia y eclampsia en el Ecuador y en el mundo.