Mujeres, sociedad y ciencia

Paola-Leone

Paola-Leone

Compartimos el artículo de Diario El Telégrafo en el que Paola Leone, docente investigadora UDLA, habla sobre las mujeres, sociedad y ciencia.
Mira la publicación aquí.

Uno de los desafíos más importantes de este siglo es la incorporación de las mujeres en todas las actividades sociales y dentro de estas el desarrollo científico. Para llegar a ser una científica calificada y competitiva aparentemente las oportunidades son similares, pero veamos qué pasa con las cifras reales.

Según el Banco Mundial, las niñas tienen un acceso del 0,97% a la educación primaria y secundaria en relación a los hombres. En educación superior estos datos cambian a menos del 40% y en relación a la incorporación al trabajo las cifras muestran que existe un 55% de mujeres activas versus el 83% de hombres trabajando. El desempleo es del 6,2% frente a los hombres que es del 3,5%.

La tasa de mortalidad materna llega en promedio a 64 por cada 100 mil mujeres, pero esta varía de acuerdo a los ingresos, siendo la más alta hasta de 495 en el grupo más pobre y en el grupo social con altos ingresos baja a 17 muertes por 100 mil mujeres.

La situación de la participación de las mujeres en la toma de decisiones nacionales, si consideramos su curul parlamentario, mejora, ya que está en el 41,6%. Según el Banco Mundial, aún se mantienen diferencias hasta del 14% en los ingresos de las mujeres frente a los varones. En la Academia de Ciencias del Ecuador hay 6 mujeres de 31 miembros.

Si el acceso a tecnología es una alternativa de involucramiento en las actividades científicas, solo el 31% de personas utilizan computadoras, y el 28% tuvieron disponible el internet y para uso educativo lo utiliza el 31%. El INEC reporta el analfabetismo digital en el 29%. En la producción científica es más complicado, pero está entre el 33 y el 40% como líderes de grupos de investigación.

Aún vivimos una diferencia en la presencia de mujeres. Aún vivimos la tragedia de los embarazos infantiles y de adolescentes entre 9 años y 16 años; casi 4 mil niñas se embarazan, y todas por definición legal son por violación. Aún no están bien definidos los derechos reproductivos, ni el acceso a anticonceptivos, a la píldora del día después, o al aborto terapéutico.

La lucha de las mujeres ha implicada, en estos momentos de la historia, pelear por sus derechos básicos, por la no violencia contra ellas, contra el femicidio, contra el trato de personas, contra los abusos, el machismo y la discriminación. Así debe interpretarse las luchas de Manuela Espejo, Manuela Sáenz, Manuela Cañizares, Matilde Hidalgo, María Zúñiga y tantas otras del día a día. (O)