UDLA narra la historia de la Fanesca

fanescas

fanescas

Hoy, miércoles 16 de abril de 2016, a las 11:00, en el Convento de la Merced, cerca de 300 invitados degustarán de las mejores Fanescas de la Capital, que fueron seleccionadas previamente por jueces especializados de la Escuela de Gastronomía de la UDLA.

Este plato, típico de Semana Santa, no fue traído por los españoles sino que ya existía en Ecuador. Para explicar este origen Miguel Burneo, Docente e Investigador de Gastronomía de la UDLA nos lleva a un recorrido por los hitos más destacados de la Fanesca a través de la historia.

  • Para celebrar la cosecha de los granos tiernos, en el contexto del Equinoccio de primavera, la comunidad Kitu Kara preparaba una especie de mazamorra o sopa que llevaba los ingredientes cosechados pero además calabazas andinas como zapallo o sambo.
  • Con la evangelización, en la época de la Colonia, se mezcló la tradición milenaria con la celebración religiosa de la Semana Santa. Los españoles introdujeron en la gastronomía elementos como el refrito, los lácteos y el bacalao que le dieron un toque diferente al plato indígena.
  • A partir de allí se crean simbolismos religiosos como que los 12 granos de este plato representan a los 12 apóstoles. Y que, por ejemplo, Judas representan los chochos a los cuales hay que purificarlos para que formen parte de este plato. Haciendo referencia, así, a la traición de este personaje a Jesús.
  • Aunque no hay un dato oficial se cuenta que el nombre de Fanesca puede referir al uso de un pescado muy común para los españoles, denominado faneca. O también se dice que tiene relación con Juana, una cocinera que preparaba mucho este platillo y por eso se le llamó Juanesca.
  • Algunos datos del siglo XVIII y XIX detallan que en las familias y conventos era tradición reunir a varias personas para realizar el desvaine y desgrane de los ingredientes en una especie de ritual.
  • En la actualidad la esencia de la preparación de este plato se mantiene aunque ciertas tradiciones han cambiado como la de pelar granos. Hoy ya no se acostumbra a ello por el trabajo que representa pero también porque se conoce que esto merma el valor nutricional de los alimentos.

Apenas en el 2012 la Real Academia de la Lengua aprobó la palabra Fanesca en el diccionario como un ecuatorianismo. (DB)