Aporte de la UDLA en la enseñanza de otra lengua

Aporte de la UDLA en la enseñanza de otra lengua

Aporte de la UDLA en la enseñanza de otra lengua

Nina Moreno, docente asociada de español en la Universidad Columbia de Carolina del Sur-EEUU, trabajó con docentes de la UDLA y de algunos colegios de Quito sobre la metodología de enseñanza de otro idioma.

El Departamento de Admisiones organizó un taller de enseñanza-aprendizaje con Nina Moreno, docente asociada de español en la Universidad Columbia de Carolina del Sur- EEUU, en el marco de un programa de profesor visitante a la UDLA que duró tres semanas. La actividad estuvo dirigida a docentes de Idiomas de la UDLA y de algunos colegios de Quito, como un aporte a la comunidad y que será parte del proyecto de Vinculación con la Comunidad que llevaría esta área.

“El objetivo de invitar a Nina fue tener una experiencia como universidad y asesoría en varios temas el tema de asesoría de cómo estamos trabajando en el material de evaluación de inglés, tener una mirada de una persona que está fuera de la UDLA que su formación académica (PhD) en Lingüística Aplicada. Ella nos ayudó a delinear el plan de Vinculación con la Comunidad en apoyo en las capacitaciones a los maestros de los Colegios de Quito”, indicó Lucía Jarrín, directora académica de Idiomas.

Según Lucía Jarrín, es difícil encontrar en el país alguien que maneje los estándares internacionales que posee la UDLA para la enseñanza del inglés, por lo que el contar con la doctora Moreno p​ara que conozca y observe la metodología que se utiliza en las aulas de clase de la UDLA sirve para seguir mejorando en el trabajo de la Escuela de Idiomas.

“Nina revisó nuestro material de exámenes y felicitó el estándar que manejamos como universidad porque la metodología de enseñanza es el  que la investigación de clase  de punta aconseja que se haga en las aulas de Idiomas. Escuchar esto de alguien que trabaja con estándares de punta, dar esos comentarios, es muy motivador”, puntualizó Lucía Jarrín.

OMNIA pudo conversar con Nina y nos dejó su opinión del trabajo que desarrolló en la UDLA hace un par de meses y esto fue lo que nos dijo.

¿Cuál fue  el objetivo del trabajo con docentes de la UDLA?
Primero, afianzar la relación profesional que llevo con la UDLA desde 2010, la primera vez que fui invitada a dar una charla. Soy profesora en University of South Carolina (EE.UU.) pero soy quiteña, así que la oportunidad de trabajar en mi propio país y ser parte de un proceso de actualización profesional para mis colegas fue algo que acepté hacer con mucho gusto.

Gracias a la labor de Lucía Jarrín y su equipo y al Departamento de Admisiones, se estudió la posibilidad de crear charlas-talleres para tocar temas de la enseñanza de lenguas que nos llevaron a repasar temas de interés general para los docentes de la UDLA y los profesores de algunos colegios de Quito que también asistieron.

¿Qué temas se manejaron?
Decidimos abordar temas como la enseñanza de las cuatro destrezas (comprensión lectora, comprensión auditiva, destreza oral y destreza escrita) en una clase de lengua comunicativa. Realizamos una jornada de trabajo analizando los instrumentos de evaluación de la escuela de Idiomas. Otro tema importante que se examinó fue el de la evaluación de estas destrezas, es decir, cómo medimos adecuadamente si los alumnos están o no están desarrollando la lengua extranjera en clases. Finalmente, el ciclo de talleres terminó con el tema de la integración de la tecnología en el aula de clase de lenguas – un tema que siempre genera interés y tal vez, también, un poco de recelo. Para cada tema se repasaron los conceptos más básicos, algunos marcos teóricos clásicos, los últimos resultados o descubrimientos que se han publicado en investigaciones recientes sobre cada tema, y, para amenizar un poco cada sesión, se intercaló la charla con aplicaciones prácticas, estilo taller, en las que los participantes trabajaron solos o en pequeños grupos.

¿Cómo beneficiará a los docentes estos temas y aptitudes recibidas?
Espero que hayan reforzado conocimientos que deben haber recibido en su formación profesional pero que con los años se van olvidando. Además, confío en que a ese conocimiento más firme le hayan añadido las referencias teóricas más recientes e innovadoras que presenté en cada sesión. Sobre todo, espero que los asistentes se hayan hecho cuestionamientos, preguntas y que hayan dado con ideas nuevas para incorporar a su modo de enseñanza. Uno de mis objetivos principales era el de llevar al profesorado de lenguas a reflexionar sobre sus prácticas de enseñanza. Es decir, me interesa que el profesor de lenguas extranjeras esté capacitado para tomar decisiones sobre qué enseñar en su clase y cómo hacerlo en base a sólidos fundamentos en la ciencia que es la adquisición de lenguas, y no que lo hagan guiándose por simple información anecdótica, del tipo “es que esto me funcionó a mí cuando era estudiante”. El campo de la adquisición de segundas lenguas (ASL) es un campo que se estableció como ciencia hace ya más de 50 años,  con investigaciones y estudios cuidadosamente diseñados, ha logrado hacer grandes descubrimientos sobre los factores internos y externos que nos ayudan a aprender una segunda lengua. Esos conocimientos son los que se debe llevar a la práctica en las aulas.

¿A los estudiantes cómo beneficia que los docentes reciban capacitaciones con expertos como tú?
El mejor profesor es el que sigue aprendiendo, investigando, evolucionando, en lugar de conformarse con lo que sabe y con lo que ha hecho toda su vida. Y un profesor preparado con conocimiento de los últimos avances en su área de especialización siempre va a ser beneficioso para sus estudiantes. Estas capacitaciones deberían ser algo frecuente en la vida profesional de un docente porque lo exponen a información a la que de otra manera no podría acceder, por falta de tiempo, por no saber dónde encontrarla o por falta de incentivos.

¿Cuál es tu opinión de los docentes que trabajan en la UDLA y que capacitaste?
Me voy muy contenta y satisfecha de haber compartido con aproximadamente 70 colegas de la UDLA y de colegios en Quito. Todos demostraron que cumplen su labor con mucha dedicación y que asistieron a los talleres justamente porque quieren aprender más para hacer mejor su trabajo. Fue una experiencia muy enriquecedora porque en el proceso de preparar las charlas e impartir las sesiones, aprendí bastante también. Y, además, disfruté de intercambiar opiniones y puntos de vista con docentes de mi ciudad. Amo mi país y mi Quito, por lo que esta oportunidad fue particularmente especial para mí.​

Lucía Jarrín está agradecida del apoyo de las autoridades que valoran la importancia de promover  actividades de  intercambio profesional con una docente a nivel internacional  y de las áreas involucradas como Admisiones e Idiomas permite que la UDLA brinde un apoyo a la comunidad en la enseñanza del inglés.

Redacción OMNIA