“La experiencia de intercambio UDLA es invaluable”: Sebastián Sarasty, estudiante

“La experiencia de intercambio UDLA es invaluable”: Sebastián Sarasty, estudiante

“La experiencia de intercambio UDLA es invaluable”: Sebastián Sarasty, estudiante

Adquirir más conocimientos académicos y a la vez ganar una experiencia única de vida es la combinación perfecta según Sebastián Sarasty, estudiante de Ingeniería Agroindustrial y de Alimentos de la UDLA. Esto lo dice luego de haber hecho un semestre de intercambio en Estados Unidos gracias a los convenios para intercambio que tiene la Universidad.

Él tomó noveno semestre en la Southeast Missouri State University ubicada en la ciudad de Cape Girardeau, en la frontera entre ese estado e Illinois. Allí cursó materias como: ciencia de las plantas, laboratorio de botánica, literatura mundial, negocios y ética, entre otras.

“No cambiaría por nada esta experiencia. La recomiendo al 100% y si me dijeran que lo haga otra vez, lo haría”, cuenta, luego de haber regresado al país a continuar con su último semestre en la UDLA.

Esta vivencia le dejó varias enseñanzas. Primero, que ahora sabe que puede vivir solo, lo que le ha ayudado para su experiencia laboral, ya que ahora trabaja fuera de Quito, lejos de su entorno. Aprendió además a valorar más a la gente que tiene cerca y a ser más ordenado como consecuencia de la convivencia con otras personas.

Otro de los aspectos que le resulta invaluable es haber compartido con personas de otras culturas, de muy diferentes formas de pensar, “sales de un mismo ambiente y debes aprender a comunicarte para no aislarte.

Otro de los retos superados fue familiarizarse con el idioma técnico, con la terminología propia de la carrera “yo pensé que sabía inglés pero allá me tocó aprender mucho más”, explica. Agrega que el nivel académico es exigente y muy similar al de la UDLA por lo cual no tuvo problemas para pasar con éxito las materias.

¿Cómo fue el proceso?

La posibilidad de hacer este tipo de intercambios fue una de las razones que motivó a Sebastián a entrar a la UDLA por eso esta opción siempre estuvo entre sus objetivos.

Todo fue muy simple. Habló con su tutor quien le guio, juntó los papeles necesarios y en un mes ya había sido aceptado por la Universidad y emprendió su viaje. (DB)