Los Workshops Weekend de la UDLA estimulan la creatividad

publicidad workshop

publicidad workshop

Abrir la mente de los alumnos con nuevas herramientas que promuevan su creatividad es la meta de los docentes de la carrera de Publicidad. Por eso ya van por la edición 15 de los Workshop Weekend, una herramienta que logra que los próximos publicistas pasen de la teoría a la práctica, durante un fin de semana, dentro de la Universidad.

Una vez al semestre se realizan tres de estos talleres, cada uno dirigido a estudiantes de diferentes niveles, experimentando desde lo más básico para el desarrollo de la creatividad hasta lo profesional. “Así logran acercarse a la realidad de las agencias publicitarias”, explica Jorge Bohórquez, Docente de la carrera.

¿Qué tienen que hacer?

Convertir un hidrante en un policía, ser árbitro de un equipo de fútbol, cambiar el pañal a un bebé o crear una máquina del tiempo, son algunos de los retos que los chicos deben desarrollar en los talleres junior. Mientras que en el profesional, la meta es más exigente: vender una propuesta a los directivos de una agencia de publicidad real que asisten al evento como invitados.

El pasado 9 y 10 de abril de 2016 se llevaron a cabo dos de tres workshops dedicados a los primeros niveles de la carrera. ¿Qué sucedió?

El Wokshop Junior 1

Explicarse a sí mismos a través de un árbol de la vida fue la primera labor que los estudiantes realizaron. Ellos narraron sus vivencias más importantes desde su niñez, pasando por la etapa de adolescentes hasta su época actual, la universitaria. “Es una temática de autoconocimiento”, explica Juan Carlos Dávila, Coordinador de la carrera.

Utilizaron material reciclado que recuperaron de sus casas, el cual les sirvió también para elaborar una máquina del tiempo. Luego, este último producto lo vendieron a un jurado, a quien explicaron detalladamente cómo surgió la idea, cómo funciona y todos los detalles concernientes a su fabricación.

El Workshop Junior 2: Cazadores de Insights

Cobrar el pasaje en un bus, ser empacadores en un supermercado, preparar un jugo en un mercado o pedir a un Policía que te enseñe y permita parar un vehículo y pedir los documentos a su conductor, son algunos de los 16 roles que los alumnos debieron interpretar el fin de semana del 9 y 10 de abril de 2016.

“Estas son experiencias que quizás no pasarán en su vida cotidiana y que les ayudan a perder el miedo” explica Jorge. Y es que deben salir, hacer amigos y utilizar todos los recursos necesarios para cumplir con las tareas y desarrollar su creatividad.

¿Cuál es el siguiente paso? : El Workshop Weekend profesional

“Es una oportunidad para que los chicos puedan ubicarse en las agencias, porque los directivos que vienen buscan nuevos talentos”, comenta Jorge.

La dinámica de este taller, dedicado a los últimos niveles de la carrera, es trabajar en el desarrollo de un producto y piezas publicitarias, reto que lo propone la agencia invitada. Tal como en este tipo de empresas, el tiempo es corto, así que deben explotar su creatividad en un apretado horario y presentarlo a los representantes.

“El punto es hacer que la creatividad se enfoque desde lo profesional para hacerla estratégica y efectiva”, detalla Juan Carlos. Jorge agrega que se busca que los alumnos dejen de ser solo receptores de información para pasar a ser hacedores. (DB)