La belleza es tema de debate en la UDLA

Semana de Psicología

Semana de Psicología

“Hablando de imagen corporal y belleza”, fue el enfoque del debate que formó parte de las VI Semana de la Psicología, que se lleva a cabo del 16 al 20 de mayo de 2016, en el campus UDLAPark.

“Debo ser distinto para ser aceptado”. Esta es una de las ideas que tienen los adolescentes actualmente, según Irina Freire, una de las expositoras.

Para ella, esa búsqueda por el ideal de belleza se ve influenciado por las redes sociales, por las imágenes de lo atractivo que allí se presentan y la obsesión por conseguir más “Me gusta”. Esto sin duda tiene como causa la necesidad de aceptación de los otros.

La cuestión aquí es que los jóvenes compiten siendo como los demás y no como sí mismos, opina. Por lo que hizo la reflexión de qué pasa entonces con la autoestima y con la búsqueda de la propia identidad.

Estos paradigmas de belleza vienen del colonialismo, del eurocentrismo, de la imposición de los gobiernos de Occidente y calan en los jóvenes universitarios, principalmente, por su ingenuidad. Este fue el eje de la exposición de Carlos Ramos, quien se basó en un estudio que realizó. Así, lo bello es lo delgado, lo rubio, esos paradigmas impuestos que son reforzados y asimilados como estereotipos a través de las redes sociales.

La alternativa, para él, es la decolonialidad que es un posicionamiento crítico para romper con la hegemonía impuesta así como con el hecho de que los jóvenes sean únicamente piezas de engranaje de un sistema. Concluyó que, lamentablemente, solo pocas personas están en este posicionamiento.

Siguiendo este mismo tema Jaime Moscoso, también conferencista de la misma actividad, hizo un recorrido histórico por el concepto de belleza relacionada al peso. En épocas antiguas la gordura era sinónimo de belleza debido a que el alimento escaseaba entonces quienes eran corpulentos eran cautivadores porque significaba que tenían dinero.

A partir del siglo XIX el sentido de belleza cambia especialmente para la mujer quien debe estar delgada para ser atractiva. Los corsés y las dietas surgen en esta época precisamente para reafirmar este sentido de belleza. Esta idea es apoyada por el Estado y por las aseguradoras de salud que construyen una visión de que gordura es igual a enfermedad, incluso es una epidemia, pero en realidad no da ningún tratamiento efectivo para evitarla.

Con este contexto previo, Jaime expuso sobre un estudio que realizó a las pautas publicitarias de la revista Familia específicamente de aquellas referidas a bajar de peso. Producto milagroso, técnica milagrosa, tratamiento milagroso… es esa palabra la que se repite continuamente la que resulta en falsas promesas para alcanzar ese ideal impuesto de belleza. (DB)