Imaginación, diseño y diversión

Imaginación, diseño y diversión

Imaginación, diseño y diversión

La Carrera de Diseño Gráfico e Industrial organizó por segunda ocasión la ‘Feria de diseño para niños 2016’, en la que se presentaron 37 prototipos que trabajaron los estudiantes durante el semestre.

Entre el 1 y 3 de junio, el Patio de Las Culturas del Campus Granados se llenó de risas de niños que fueron invitad​​​os a la II ‘Feria de diseño para niños 2016′, en la que participaron estudiantes de quinto a octavo semestre con sus diseños de juguetes que elaboraron a lo largo de estos casi seis meses de clases.

Alrededor de 750 niños de escuelas y colegios, fiscales y particulares de la ciudad, asistieron a esta feria y observaron estas nuevas propuestas de juguetes, que además, tratan de rescatar la identidad ecuatoriana a través de personajes de la cultura popular del país.

Entre los invitados también estuvieron autoridades de empresas e instituciones gubernamentales como: PROECUADOR, Súper Paco, el Banco Interamericano de Desarrollo(BID), Ministerio de Inclusión, Ministerio de Productividad, Conquito, Citibank, Junior Achievement, CRISFE, Alianza para el emprendimiento e innovación (AEI), Fundación Hermano Miguel y la Fundación Reina de Quito.

Fueron 25 prototipos de juguetes, 10 libros y dos ecodiseños los que su pudieron apreciar, durante los tres días que duró la feria.

Los juguetes

La Mama Negra

Este es un diseño autómata, es decir imita movimientos a través de mecanismos, está diseñado para niños desde los tres años y lo trabajaron Michelle Meneses y Estefanía Ramos, estudiantes de sexto semestre de Diseño Gráfico e Industrial. A cada representante se le asignó un movimiento, es así que, la Mama Negra baila, el del Huaco salta y el del Ángel de la estrella gira.

“Nuestra idea tiene innovación, pero lo que buscamos también fue darle cultura y tradición ecuatoriana. Por eso escogimos la Mama Negra, que es muy conocida en el país y es una mezcla de las culturas: indígena, africana y española, por lo que los niños pueden conocer esta historia”, indicó  Michelle Meneses.

Además del prototipo cada trabajo debía contener un manual técnico, el empaque, especificaciones, planos técnicos, el instructivo para ver cómo se arma y desarma el juguete.

“Fue una experiencia estresante pero divertida porque fue la primera vez que hacíamos un juguete, fue el trabajo de todo un semestre y es muy gratificante que se exponga todo nuestro esfuerzo en una feria” dijo Estefanía Ramos.​

Abra Kadabra

Este es un caldero de brujas que contiene letras, para que los niños formen palabras de acuerdo a la tarjeta que les salga durante el juego. Hay temáticas de animales, plantas, nombres, partes del cuerpo, entre otras cosas.

Las letras son magnetizadas y con una cuchara que tiene un imán, los niños  pueden ir sacando las letras y formar las palabras.

Este trabajo lo desarrolló María Alejandra Aguilar, alumna de sexto semestre de Diseño Gráfico e Industrial, quien se inspiró en saber cuántas palabras conoce la mente humana y definió temas para que los niños aprendan jugando.

“Me parece bien que la carrera realice estos espacios porque es aquí donde uno se puede dar cuenta si los trabajos sirven o no, qué juguetes son llamativos para los niños y cuáles no, pero también sirve para mejorar los prototipos que hemos desarrollado”, destacó María Alejandra Aguilar.

Techmo

Es un prototipo de juguete basado en el auto de meteoro, pero inspirado en los autos clásicos que llegaron a Ecuador el siglo pasado. Alejandro Roldán, alumno de sexto semestre de Diseño Gráfico e Industrial, diseñó este automóvil para que los niños desarrollen motricidad, pero también en su trabajo incluyó un personaje de colección que en este caso es un piloto común y corriente y un cuaderno para pintar.

“Mi idea fue la de estimular la mente de los niños mediante el juego manual, por lo que diseñé un auto clásico de madera, que viene acompañado de un juguete de colección y un libro para colorear para desarrollar la parte creativa del niño” acotó Alejandro Roldán.

Este juguete se creó en tres meses y la idea de Alejandro es poderlo mejorar, presentarlo como su trabajo de tesis y comercializarlo más adelante. Él tiene pensado trabajar en la industria de los juguetes porque asegura sentirse cómodo diseñando para los más pequeños.

La ‘Feria de diseño para niños 2016′ sirvió también, para que la UDLA le extienda un saludo a la niñez de a capital por su día, mediante propuestas innovadoras y académicas que llaman la atención de los niños.

Redacción OMNIA