Experto en comunicación corporativa visitó la UDLA

Experto en comunicación corporativa visitó la UDLA

Experto en comunicación corporativa visitó la UDLA

Andrés Aljure, visitó el país para dictar clases magistrales a los maestrantes del DIRCOM. Además ofreció una conferencia abierta al público sobre “Engagement y Bienestar en la Organización”.

Alrededor de 100 personas se dieron cita, el pasado jueves 23 de junio, al Campus UDLAPark, para participar en la conferencia “Engagement y Bienestar en la Organización” a cargo de Andrés Aljure. El evento fue organizado por la Maestría en Dirección de Comunicación Empresarial e Institucional (DIRCOM) y la carrera de Comunicación Corporativa.

Giuseppe Marzano, decano de las Facultades de Posgrados y de Comunicación y Artes Visuales, fue el encargado de dar la bienvenida a los asistentes. En su discurso destacó la presencia de Aljure, un experto de la Comunicación Corporativa a nivel regional, quien es además docente del programa DIRCOM que ofrece la UDLA.

A lo largo de más de una hora, Aljure expuso cómo desde la gestión de comunicación corporativa se puede contribuir al bienestar y compromiso de los colaboradores de una organización. OMNIA tuvo la oportunidad de conversar con Andrés Aljure, para conocer más sobre el bienestar de los colaboradores en las instituciones.

¿Existen empresas o instituciones felices?

Existen organizaciones que trabajan su bienestar o felicidad con el modelo Great Place to Work, aunque también pueden usar otro modelo o esquema personalizado o aterrizado a una institución.

Entonces, si hay empresas que pueden tener ambientes más sanos, políticas, procesos, estilos de liderazgo, que favorezcan a que los individuos de la organización tengan un bienestar. Esto existe y el método más conocido es el de Great Place to Work, pero se están gestando nuevas cosas, que pueden llegar a ayudar.

¿Cuál es el camino para alcanzar la felicidad, hablando de las empresas o instituciones?

No hay un camino específico pero si hay algunas consideraciones. Por ejemplo que haya la voluntad y la convicción de que cada uno puede gestionar la felicidad. En el caso de la organización por parte de los trabajadores y de los líderes, tomando en cuenta factores como niveles educativos, las preferencias de los colaboradores, edades, entre otros elementos, y en base a esto, que la organización comunique con claridad el propósito de la empresa y de sus líderes.

Otra consideración es el equilibrio, entendido como balance entre la vida laboral, familiar, espiritual, física, académica y las dimensiones que la organización quiera incorporar. En la medida que la empresa garantice el equilibrio habrá mejor bienestar o felicidad.

Finalmente, el estilo de liderazgo y comunicación, no solo de los líderes sino dentro de la organización como tal. Hay muchas más variables que se pueden considerar dentro del mundo de la ciencia y la felicidad, pero considero que estas son las más importantes.  

 ¿Hablar de un empleado feliz es predisponerlo a mayor sacrificio laboral?

No necesariamente. Tener a un empleado en buenas condiciones no es explotarlo más. Es más en muchas ocasiones, quiere decir que no es necesario que esté las ocho horas en la oficina, sino que su productividad mejora cumpliendo objetivos. Hay empresas que han evaluado su jornada laboral y la han reducido a seis horas, mandan a sus empleados a casa temprano y su efectividad se incrementa entre un 12 y 37 % por empleado. Eso sin duda es una ganancia para la empresa, pero el empleado también es recompensado con tiempo libre y con su salario completo.

¿Qué papel tiene la comunicación en el plano de alcanzar la felicidad institucional?

El papel de la comunicación es relevante,  ayuda a que la gente y a su vez las organizaciones, sean conscientes y valoren las cosas con las que ya cuentan, sean recursos, situaciones de clima, roles, nómina, entre otros factores. Esto genera conciencia y foco en las organizaciones, para asimilar las cosas buenas y a trabajar en las malas, dentro de la institución, pero sobre todo servirá para hacer un balance comparativo con otras organizaciones, esto de manera genérica.

Si vamos a cosas más puntuales, podemos poner el ejemplo de que un jefe dice no a algo, claro depende de la madurez de quien recibe el no, pero a pesar de la madurez, el jefe tiene formas de decir no y debe gestionar la comunicación para no crear un mal ambiente.

Dentro de la organización, también la comunicación ayuda al posicionamiento de una institución, sin importar la perspectiva de cada uno de los colaboradores. La felicidad institucional ayuda a un mejor posicionamiento y no al revés. (OP)