UDLA potenciará investigación de diabetes y zika gracias a convenio

CIT

CIT

Educación médica, enseñanza, investigación e innovación son las ventajas que trae consigo el acuerdo alcanzado entre la Universidad de Las Américas (UDLA) y la Universidad de Massachusetts (UMASS). El convenio fue firmado en abril de 2016 y tendrá una duración de tres años con la opción de renovarse.

Con ello se prevé continuar y desarrollar proyectos de investigación que mantiene el Centro de Investigación Traslacional (CIT) de la UDLA como el de las alteraciones que genera el virus del zika en los bebés o el de educación para médicos sobre la prevención de la diabetes.

Así mismo se ha pensado en aprovechar el convenio para potenciar un programa de educación para la Maestría de Ciencias Biomédicas que ofrece la UDLA y para el entrenamiento de residentes médicos que pudieran venir de la UMASS o viceversa, informó Marcelo Baldeón, Decano del CIT.

Adicionalmente el convenio se aprovecharía para colaboraciones en investigación, intercambio y visitas de profesores de ambas universidades y también facilitaría la obtención de recursos económicos y de reactivos para investigación, destacó Manuel.

La UMASS está dentro de las 35 mejores universidades de los Estados Unidos y su programa de Medicina es uno de los más destacados de ese país. “Ahora tenemos el acceso a una de las mejores universidades del mundo”, destaca el Decano.

Desde hace más de 10 años el grupo de investigadores del CIT viene trabajando con su simil en la UMASS, con especial relación con Ira Okcene, Director en el Centro de Ciencia Clínica y Traslacional, de esa institución. Por ello, el CIT promovió la formalización de un acuerdo para aprovechar el vínculo.

Un proyecto en conjunto

Uno de los estudios que la UDLA ha venido trabajando con la UMASS tiene que ver con la prevención de la diabetes. “Desde hace dos años estamos realizando un proyecto de investigación en conjunto para educar a médicos que brindan atención primaria, sobre el manejo de personas que tienen alto riesgo de desarrollar diabetes”, explica Manuel.

El objetivo es que esos profesionales puedan utilizar guías actualizadas para el manejo de estos pacientes para luego evaluar su efectividad.

En este proyecto participan diferentes médicos de distintas instituciones de Quito con quienes se hace una retroalimentación constante para determinar si a partir del uso de esas guías se reduce o no el riesgo de desarrollar la enfermedad.

La primera fase del proyecto concluirá en agosto de 2016 por lo que se prevé desarrollar una segunda etapa a partir de la firma del reciente convenio. (DB)