Alumnos de la UDLA son finalistas del concurso en el Habitat Village

Arquitectura

Arquitectura

Realizar proyectos en base a renovación urbana, espacios públicos y que contribuyan al mejoramiento de los espacios urbanos y servicios públicos elevando la calidad de vida de las personas, son algunos de los eje temáticos de los proyectos para el concurso del Habitat Village organizado por la UNACEM, los cuales serán presentados en Habitat 3, la conferencia a realizarse en Quito por las Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible.

Dentro de este contexto dos alumnos de la UDLA, Pablo Betancourt y David Alarcón y un docente de nuestra universidad, Patricio Jácome, quien se ha convertido en su tutor, son parte del selecto grupo de 4 finalistas de entre más de 70 iniciativas presentadas a nivel nacional por diferentes universidades por su proyecto el cual es un mueble urbano sustentable, el cual está basado en su diseño en las montañas que rodean a nuestra capital.

Para saber más de este proyecto entrevistamos a Pablo y David, estudiantes de las carreras de Arquitectura y Diseño Gráfico e Industrial, ellos sin duda representan nuestros valores de innovación y emprendimiento y a su vez nos llenan de orgullo por estar nada y más y nada menos entre los 4 finalistas entre más de 70 proyectos presentados.

¿Cómo nace la iniciativa de trabajar juntos en este proyecto para el Habitat Village?

David Alarcón: Con Pablo ya nos conocíamos desde el colegio, somos muy buenos amigos y al ser de carreras similares, hay un vínculo, si le sumamos a nuestro profesor Patricio Jácome, se dieron las cosas de forma natural ya que los 3 tenemos ese pensamiento acerca de lo ancestral y todo lo que tiene que ver con las formas andinas, por esta razón unimos fuerzas para entrar en este concurso.

¿Cómo nace la idea trabajar juntos al ser estudiantes de carreras diferentes, y de qué trata puntualmente su proyecto?

David Alarcón: Patricio quien es docente y nuestro tutor nos comento acerca de este concurso, ahí es cuando hablé con Pablo y decidimos participar. Desde ese punto trabajamos en algunas alternativas de diseño y lo interesante era que mientras íbamos desechando quedamos con este último diseño el cual está basado en las montañas, realizamos una geometrización del “Guagua y el Ruco Pichincha” y sacamos sus formas básicamente.

¿Cuáles son los parámetros que se debían cumplir para entrar en este concurso?

Pablo Betancourt: Uno de los parámetros era el diseño de un mueble urbano sostenible, que se pueda ubicar en cualquier punto de la ciudad de Quito, esto nos ayudó a escoger el diseño y a desarrollarlo, ya que si nos ponemos a ver lo que le hace a Quito tan especial son sus montañas.

¿Cómo aporta a la sustentabilidad de la ciudad un proyecto de este tipo?

David Alarcón: Este concurso era de mobiliario, por esta razón decidimos diseñar una banca con este concepto, esto incentiva a las personas que caminen, que salgan, que tengan puntos de encuentro de calidad. Convertir al espacio público en un lugar de descanso y de unión para la gente.

Vale destacar que se situarían en plazas y espacios públicos, menos en el centro histórico porque no quisiéramos poner en riesgo la arquitectura que se encuentra en este sector de la ciudad.

Pablo Betancourt: Para agregar algo más de lo que dijo David, esta banca es fácilmente replicable y económicamente es barata realizarla, con un diseño moderno. La idea es que no sea una banca costosa en un solo punto, si no económica de hacer y que se distribuya por toda la ciudad.

¿Cómo fue el proceso de selección para quedar entre los 4 primeros?

David Alarcón: Tuvimos 2 semanas para diseñar, en esos días vimos las alternativas y se envió la propuesta. Los directivos de UNACEM imprimieron todos los proyectos y realizaron una exposición en el Paseo San Francisco. En este lugar los jueces quienes eran arquitectos reconocidos del medio, directivos de la UNACEM, el Municipio de Quito y delegados de la UNESCO, decidieron que nuestra propuesta era la indicada y que cumplía todos los requisitos para poder estar entre los 4 finalistas del concurso.

Pablo Betancourt: Ahora el siguiente paso es construir el mueble, y estos 4 proyectos finales se expondrán en el mes de octubre en el Habitat Village en la Casa de la Cultura y ahí se decidirán los ganadores del concurso.

¿Cuál importante es para los chicos es participar en este tipo de concursos?

Patricio Jácome Docente UDLA: Es muy importante ya que Hábitat 3 es una conferencia que se realiza cada 20 años, el espacio de exposición que va a tener el diseño de los chicos es amplísimo, ya que se tiene previsto que lleguen a nuestra ciudad autoridades de varios países y toda la élite de arquitectura a nivel mundial.

Esta no es más que una demostración de cómo se trabaja en la UDLA, demostrando la capacidad de innovación y diseño que tenemos aquí en la universidad y sobre todo las capacidades de elaboración de producto, como decía Pablo, la producción en serie de este tipo de bancas es nuestro plus en relación a los otros concursantes, estamos realizando un encofrado en metal, que tiene todas las capacidades para ser replicada en varios puntos de la ciudad. (CG)