Las enfermedades que matan a los ecuatorianos

Foto Cortesía Diario El Telégrafo

Foto Cortesía Diario El Telégrafo

Compartimos un extracto de la noticia publicada por Diario El Telégrafo en la que César Paz y Miño, Decano del Instituto de Investigaciones Biomédicas UDLA, habla sobre la incidencia del cáncer en el Ecuador.
Mira la noticia completa aquí.

La incidencia del cáncer en Ecuador es alta

De acuerdo con las cifras del INEC, el cáncer es hoy en día la segunda causa de muerte en Ecuador, una enfermedad que, al parecer, se ha extendido y que afecta a diferentes grupos etarios: niños, jóvenes y adultos. Según Édgar Rodríguez P., especialista, el diagnóstico de cáncer aumentó, porque la gente se preocupa más por realizarse chequeos  médicos periódicos y así prevenir esta enfermedad considerada catastrófica. Según el oncólogo, el cáncer más frecuente entre los hombres es el de próstata, estómago y colon, mientras que en las mujeres, es el cáncer de mama y del cuello uterino, pero en los últimos años, también se han incrementado los casos de cáncer de tiroides. Según los estudios efectuados, los cánceres que más mortalidad provocan son el de estómago y de colon, porque son más agresivos.

Por esta razón, asegura el médico, mientras más pronto se detecte la enfermedad mayor efectividad tendrá el tratamiento. “Cuando el cáncer está avanzado, solo es posible aplicar un tratamiento orientado a aliviar los síntomas y evitar que la enfermedad progrese con mayor rapidez”.

El cáncer, al igual que las enfermedades cardiovasculares, tiene factores de riesgo, es decir,  elementos que incrementan las probabilidades de desarrollarlo, por ejemplo el fumar, la edad de la persona o sus antecedentes familiares.

Sobre este último aspecto, Rodríguez precisa que los ecuatorianos no tienen una tendencia a generar un determinado tipo de cáncer, a diferencia de países como Japón y Chile, donde sus habitantes sí tienen más probabilidades de tener cáncer de estómago.

“No tenemos una predisposición marcada sobre una patología, pero es necesario estar pendiente de los antecedentes familiares”. César Paz y Miño, director del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la Universidad de Las Américas, sostiene que todos los seres humanos tienen factores genéticos que predisponen al cáncer.

“Todos tenemos genes de cáncer, pero están dormidos, inactivos. Hay factores que predisponen a que se activen y estos, por lo general, son de carácter ambiental. El 90% de cánceres en Ecuador se generan por un tema ambiental, por la presencia de contaminantes, como pesticidas”. Asegura que las zonas de explotación minera e hidrocarburos, predisponen a las personas a sufrir de cáncer, porque están contaminadas.

El 10% restante se da por  mutaciones (cambios de los propios genes) que ya están en el organismo y que, en un momento determinado simplemente se expresan.

El equipo dirigido por Paz y Miño ha constatado que hay cánceres que tienen frecuencias  y períodos de vida diferentes, lo que también influye en la respuesta al tratamiento médico.

Lo interesante —según el genetista— es que esto tiene que ver con la base genética de cada ser humano. Por ejemplo, la leucemia en Ecuador tiene un comportamiento un tanto diferente al del resto del mundo, porque hay unos cambios genéticos  que en el país son menos frecuentes que en otras latitudes, porque es una característica étnica.

Además, en Ecuador, hay un linfoma (un cáncer que comienza en las células del sistema linfático) que es menos agresivo y probablemente esa es la razón por la cual los ecuatorianos responden mejor a los tratamientos médicos.