Festival Internacional de Cine de Quito: Entrevistamos a los grandes ganadores

En el Teatro México inició el Primer Festival Internacional de Cine de Quito

En el Teatro México inició el Primer Festival Internacional de Cine de Quito

Agosto fue testigo del Primer Festival Internacional de Cine de Quito, un total de 40 películas se exhibieron en diferentes salas de la ciudad, con la finalidad de brindarle a nuestra capital un festival de renombre. Estos productos cinematográficos pertenecieron a destacados jóvenes directores, quienes ya participaron en festivales de renombre alrededor del mundo.

Entre estos jóvenes directores, se destacaron Roberto Doveris (Chile) Ganador Mejor Película por “Las Plantas” y Jorge Forero (Colombia) Ganador Voto del Publico por “Violencia”.

Jorge Forero estudió Cine en Colombia, Cuba y Brasil. Junto a su socia, Diana Bustamente, fundó Burning Blue, una productora de cine del país vecino.

“Violencia” es su primera película como director con la cual obtuvo el premio “voto del público” en el Festival de Cine de Quito.

Tardó cinco años desde que concibió la idea hasta que la vio proyectada en pantalla. “Fue interesante porque el proyecto pudo madurar en la medida que yo lo iba haciendo también. Fue especial porque significó volver al origen de por qué hago cine y porque fue un proceso pequeño e íntimo con los amigos y con la libertad de explorar y arriesgar”, explica.

A través del Festival de Cine de Quito tuvo la oportunidad de ampliar el público de su película y también de ofrecer algo nuevo a la audiencia. Para Jorge, “los festivales permiten que los espectadores descubran nuevos mundos y nuevas narraciones”.

La experiencia fue gratificante, enfatiza, sin embargo aconseja que para consolidar la industria en el país es necesario que todas las personas vinculadas participen activamente “Si no asisten a este tipo de eventos, si no motivan a sus amigos, a sus familiares, si no van a las Master Class que se organizan, si no se aprovechan estos esfuerzos para hacer redes de trabajo jamás van a poder construir una verdadera industria cinematografía ecuatoriana”.

Por su parte el gran ganador del Primer Festival de Cine de Quito Roberto Doveris, quien estudió en la prestigiosa Universidad de Chile, ha realizado varios cortometrajes, entre ellos su ópera prima “Las Plantas” donde obtuvo el Gran Premio del Jurado a la Mejor Película y una Mención Especial del Jurado Joven. El proyecto había recibido el 2015 el Epicentre Film Award en el BAL, y fue seleccionado para participar en Bal goes to Cannes en el Marché du film.

Entrando en materia del festival, Doveris se mostró muy complacido de que “Las Plantas” haya sido la ganadora. “El premio a mejor película en FICQ significa mucho. Las Plantas es una película independiente, pequeña, que hicimos con mucho esfuerzo y dedicación, creo que el galardón viene a premiar esa entrega de todos los que participaron en la película”.

Roberto destacó además la importancia de que se construyan espacios cinematográficos como los de Quito, “Estoy demasiado feliz que Quito haya celebrado su primera versión del festival, cada ciudad se merece un festival de cine, y sobre todo una ciudad tan linda como Quito. Era mi primera vez en Ecuador y quedé maravillado por sus calles, su geografía, la calidez de las personas, y estoy seguro que en las siguientes ediciones los invitados van a estar de acuerdo conmigo en que Quito es una ciudad fantástica”.

En cuanto al futuro del cine latinoamericano, Doveris fue muy claro en su mirada, “hay algo que me preocupa y es la audiencia. Creo que hay una deuda en Latinoamérica con la educación en general, pero sobre todo con la educación artística. Si no se cultiva la mirada, nuestras películas van a tener espacios de circulación cada vez más acotados. Además es un derecho de los ciudadanos poder tener acceso al cine local, a las representaciones que nuestra propia cultura hace de sí misma, pero para eso se requiere hacer un trabajo de educación cinematográfica en las escuelas y en la ciudadanía, se requiere potenciar los espacios de exhibición alternativos a los grandes complejos comerciales, además considero que se requiere incentivar la circulación de nuestras películas y se requiere un sistema de protección ante la ferocidad de las importaciones desde Norteamérica, cuyo cine ocupa porcentajes gigantes de las pantallas de Latinoamérica. Como ves, el futuro es hoy y hay mucho por hacer”. (CG) (DB)