La UDLA es pionera en investigar sobre prevención de violencia obstétrica

parto-humanizado

parto-humanizado

Las mujeres están fisiológicamente preparadas para dar a luz de manera natural. No por cesáreas (en embarazos sin riesgo). Y no en posición horizontal sino como ellas se sientan más cómodas: en cuclillas, arrodilladas en cuatro apoyos, suspendidas, etc. Sin embargo por años no se les ha dado el derecho de elegir.

Esto es lo que se conoce como violencia obstétrica, tema que afecta a las mujeres durante el embarazo, parto y postparto en diferentes situaciones cuando no han recibido suficiente información sobre las opciones que tienen para vivir este profundo momento de su sexualidad.

Para evidenciar el impacto de este tema en Ecuador tres docentes de la UDLA se reunieron para investigar al respecto y brindar soluciones. Kirsten Falcon de Enfermería, Thais Brandao de Psicología y Sofía Cañadas de Medicina realizan un estudio, con la autorización del Ministerio de Salud Pública del Ecuador, que inició oficialmente en junio de 2016 y de manera informal, desde hace 2015.

El proyecto surge con el acercamiento de la asociación española “El parto es nuestro” que solicita a la Universidad inicie una investigación ya que no existe información al respecto en el país. “La UDLA es pionera en la investigación sobre violencia obstétrica”, explica María Moreno De Los Ríos, socia fundadora de El parto es nuestro.

La investigación, al momento, se encuentra en desarrollo y se prevé que concluya en junio de 2017. Abarca el análisis del conocimiento y preparación que tienen en los centros de atención de salud de Quito y sus alrededores para atender un parto humanizado. Así mismo tiene por objetivo la incidencia en la formación de los futuros profesionales de la salud, detalla Thais.

Los resultados

De hecho, en este segundo aspecto la UDLA ya ha avanzado. Desde este semestre (septiembre de 2016) dentro de las mallas curriculares de las carreras de Medicina y Enfermería se incluyeron contenidos respecto a la prevención de la violencia obstétrica.

Parte de ello es la implementación (en desarrollo) de una sala de parto en libre posición para que los futuros profesionales estén preparados para respetar el derecho a elegir de las mujeres y a brindarles suficiente información respecto al tema. Sofía comenta que este espacio será parte del centro de simulación clínica donde los estudiantes realizan prácticas previas a su ejercicio profesional.

Otra de las innovaciones a partir del desarrollo de este estudio es la implementación de un lactario para que las mamás de la comunidad UDLA puedan tener un espacio adecuado donde alimentar a sus bebés o almacenar la leche materna mientras realizan sus actividades profesionales o estudiantiles. Éste se ubicará en el campus UDLAPark y ya está en ejecución aunque todavía no se tiene una fecha de apertura, adelanta Kirsten.

Adicionalmente y hasta el momento se han realizado tres talleres para capacitar a los estudiantes. Durante este semestre se continuará con esa iniciativa con la innovación que ahora se realizarán juntando a los estudiantes de Medicina y Enfermería.

La meta

Para “El parto es nuestro” el deseo final es incidir en la política pública y avanzar para que en las leyes ecuatorianas se visibilice este tema, enfatiza María. Con ese motivo en abril ella como representante de la ciudadanía y Thais, de la Academia, participaron junto con otros actores en un foro de la Asamblea Nacional con el fin de dar su visión respecto al tema y fomentar el debate, explican ambas profesionales involucradas. (DB)