Qlinaria, rescatando el patrimonio gastronómico nacional

Qlinaria

Qlinaria

En Chile el problema con la Gastronomía era la falta de identidad. “Nos costaba ser los chilenos de Chile”, dice Joel Solorza, Director de la Escuela de Gastronomía de la Universidad de Las Américas de ese país, columnista y destacado chef.

Hacia 1800, los platillos que se preparaban para celebrar la Independencia eran originarios de cualquier lugar menos del país sudamericano. Incluso el menú se escribía en francés. Cuenta anecdóticamente Joel en el marco de su exposición en el 1er Congreso de Gastronomía Internacional Qlinaria Mitad del Mundo que se llevó a cabo del 30 de septiembre al 1 de octubre de 2016 en UdlaPark.

Sin embargo, esa falta de identidad es algo que ha cambiado desde hace varios años e incluso hace varias semanas el Gobierno de Chile ha convocado a 25 chefs para recuperar el patrimonio gastronómico en un intento por conservar esta riqueza cultural, informa Joel. “Estamos en la lucha para recuperar lo que es nuestro y que estuvo incluso antes de la música o de otras expresiones”.

En Ecuador la experiencia no es distinta. Desde hace un tiempo atrás que algunas de las propuestas en gastronomía parten de lo que se considera como nuestro. “Debemos saber de dónde venimos y a dónde vamos”, explica Juan José Morán, ex alumno de la UDLA Quito y propietario del restaurante La Pizarra.

Para él, sus experiencias y anécdotas de vida son lo que le permiten aportar a la cultura gastronómica del Ecuador. “Los secretos los tienen nuestras abuelas y su conocimiento se transmite de generación en generación, como en mi caso”, rememora.

La comida de la Costa en particular, detalla, tiene influencia de China, de África y de otros lugares por las movilizaciones de habitantes de esas tierras hacia Ecuador a través de la historia, comenta José.

Para Dimitri Hidalgo, Decano de la Escuela de Gastronomía de la UDLA es importante defender nuestra cocina, nuestros productos pero también es necesario abrir los ojos hacia lo que está pasando en los países hermanos. Por eso, explica, se realizó Qlinaria donde participaron expositores nacionales y extranjeros que mostraron las tendencias de países como México, Colombia, Francia, Argentina y Chile.

El evento estuvo dirigido a los estudiantes con el fin de complementar su formación académica y se espera realizar su segunda edición el próximo año o en dos.

Los platillos

Los chefs expositores prepararon diferentes platillos durante sus charlas, experiencia que compartieron con los estudiantes de la UDLA. Joel Solorza, por ejemplo, preparó un caldillo de congrio, un plato preparado con una especie de pez tradicional de Chile.

Por su parte José Morán preparó, entre otros platos, uno en homenaje al terremoto del 16 de abril en la Costa ecuatoriana. Lo denominó “La pangora que casi se quema”, que contiene una coliflor casi quemada, ceniza de cebolla (elaborada con esta herbácea deshidratada) y pangora. (DB)