Docente UDLA investiga sobre sistemas inteligentes de reconocimiento de articulaciones

Investigación

Investigación

Sistemas que reconocen las articulaciones del cuerpo humano y les permiten acceder a un equipo informático… Suena a ciencia ficción pero en realidad es un prototipo que fue desarrollado hace siete meses y está siendo aplicado en un data center real.

Para dar a conocer este “sistema de seguridad inteligente basado en reconocimiento skeleton bones mediante tecnología Kinect” se presentó un póster con toda la información relevante de su desarrollo, en el marco del Congreso Internacional de Innovación y Transferencia de Conocimiento CIITC, los pasados 25,26 y 27 de octubre de 2016.

Este prototipo fue desarrollado por Paulo Guerra Terán, Docente de la carrera de Ingeniería en Sistemas de Computación e Informática de la UDLA, en conjunto con Andrés Ayala, Graciela Guerrero y Carlos Prócel, sus colegas de la Escuela Politécnica del Ejército (ESPE), la Escuela Politécnica Superior y la Universidad Autónoma de Madrid.

El objetivo fue promover el uso del dispositivo Kinect en el campo de la seguridad y no solo en el área de juegos. “Lo que hace es reconocer partes del cuerpo humano, específicamente las articulaciones y almacena en una base de datos las características de las personas creando un patrón”, detalla Paulo.

Este reconocimiento sucederá cuando una persona se coloque frente al dispositivo, el mismo hará una comparación y determinará si el patrón está efectivamente almacenado en la base de datos o si es una persona que no está autorizada a ingresar en el sistema. Y para ello se utilizan sensores infrarrojos y la videocámara.

La utilidad

Paulo explica que este sistema permite controlar y monitorear las consolas de los servidores de las unidades de tecnología (por ejemplo). Así se puede bloquear el sistema operativo si una persona no es reconocida y está intentando acceder sin los permisos correspondientes.

El póster

El trabajo fue enviado previamente al CIITC y se sometió a un proceso de evaluación. Posteriormente fue aprobado por el comité organizador.

Fue presentado durante los días del evento a los asistentes que sumaron alrededor de 100 profesionales especializados.

El documento será publicado próximamente en la Revista Yura. Mientras, se seguirán haciendo más pruebas para mejorar el prototipo, explica Paulo.

En el póster se especifican los materiales, métodos y el registro del entrenamiento que se aplicó.

Los resultados también se detallan allí, destacando las 50 pruebas que se realizaron. “La mayoría de los casos son exitosos pero hay un rango de posibilidad que falle por la similitud entre los seres humanos”, puntualiza el Docente. (DB)