“Moles” de Iñaquito, entre el asombro y la expectativa

En la recta final de la construcción de la edificación estatal de oficinas más grande del norte de Quito, como es la Plataforma Gubernamental Financiera, asentada en dos manzanas completas en Iñaquito, existe preocupación por parte de expertos en urbanismo, vecinos y empleados públicos y privados de la zona. Las nuevas edificaciones concentran en un solo lugar un conjunto de servicios que ahorran tiempo a los ciudadanos y los profesionales. Pero también generan un impacto en el paisaje urbano.

Mauricio Moreno, decano de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de las Américas (UDLA), comenta que “lo que se trata es de racionalizar el servicio público y eso está muy bien, pero también entran otras consideraciones sobre el diseño de la movilidad vehicular y peatonal. En cuanto al volumen de la edificación, se lo ve demasiado extendido, grande y estéticamente no corresponde a la trama del sector”.

Semejante volumen de construcción fue diseñado para albergar a 4.586 funcionarios públicos de 12 entidades estatales, entre las que se encuentran los ministerios Coordinador de la Política Económica y de Finanzas; bancos Central del Ecuador, de Desarrollo del Ecuador y del IESS; servicios de Rentas Internas y Nacional de Aduanas; corporaciones Nacional de Finanzas Populares, de Seguros y Depósitos, Financiera Nacional; y el Instituto de Altos Estudios Nacionales. Así lo señala el Servicio de Gestión Inmobiliaria del Sector Público (Inmobiliar), en un informe de rendición de cuentas, en el cual puntualiza que este 9 de abril la empresa china Camc Engineering deberá entregar la obra en cumplimiento del contrato firmado el 9 de septiembre de 2015 por 221 millones de dólares.

Publicado en: La Hora