Estudiantes de Agroindustria aprenden sobre cacao en una cata

El cacao tiene origen en el territorio ecuatoriano. Hace 5500 años ya se usaba este fruto en la región del Amazonas. Arqueólogos nacionales y franceses hicieron este descubrimiento en 2013 dejando atrás la idea de que fueron los aztecas los primeros en utilizar este producto hace 3500 años.

Esta es una de las razones para sentirnos orgullosos del cacao ecuatoriano, muy famoso alrededor del mundo, aunque a veces no tengamos suficiente información para defender esa idea.

Por eso, ampliar este conocimiento fue una de las razones para que más de 50 estudiantes de Ingeniería Agroindustrial y de Alimentos asistieran a una cata de chocolate organizada por la empresa Pacari, en el campus Queri de la UDLA.  

La cata no solo sirvió para descubrir los sabores y aromas del chocolate de Pacari sino también para entender la manera como este producto va “del árbol a la barra” tal y como indica su slogan.

Pacari no tiene grandes plantaciones de cacao propias, explica María José Burbano, su chef. La empresa ha preferido trabajar con pequeños productores con quienes no solo tienen una relación de proveedores sino de vinculación.

La compañía genera proyectos con las comunidades con las que trabaja con el fin de promover el desarrollo económico y social de estos entornos, destaca María José.

Durante el evento, los estudiantes probaron 12 sabores de Pacari, que incluyeron el de rosas, menta andina, maracuyá, sal de Maras y otros.

Además realizaron un análisis de la especie y porcentaje del cacao utilizado en cada barra así como de la región donde es cosechado como Esmeraldas, Los Ríos o Manabí, territorios que generan un sabor particular.

“Los estudiantes pueden tomar la historia de Pacari como inspiración para emprender en sus propios proyectos. La cata, el proceso y luego ver el producto final son las motivaciones”, dice María José y puntualiza en el hecho de que los gestores de esta idea son dos ecuatorianos que decidieron trabajar con producto nacional.

Pacari distribuye en 42 países y ha ganado 162 desde 2002, actualmente cuenta con un equipo de 100 colaboradores y una planta en Quito. Todos estos detalles se dieron a conocer en la charla con el fin de enfatizar en el hecho de que la innovación, el conocimiento de los productos ecuatorianos y la responsabilidad social pueden ser los ejes para un negocio exitoso y sustentable. (DB)