El mueble experimental sale de las aulas

De las aulas universitarias surgen las nuevas propuestas de diseño de mobiliario. Unos estudiantes ganan premios, otros exponen sus creaciones en vitrinas y hasta las venden.

Este es el resultado de su formación en carreras relacionadas con la arquitectura y el diseño interior. El mobiliario conjuga formas, materiales y funciones basados en conceptos contemporáneos.

En el Instituto Metropolitano de Diseño La Metro, los estudiantes exhiben los muebles hechos con sus manos en una tienda con vista a la calle. Ellos utilizan materiales como la madera, los metales, el MDF o el acrílico. Los fusionan a sistemas manuales y digitales.

Un mueble que destaca es el lavamanos de Leonardo Falconí, que realizó como proyecto de titulación en el Instituto. Este lavabo está compuesto por una base de madera: un tronco con todas sus imperfecciones, sobre el que reposa el lavamanos de metal. Ampliar Los diseños modernos de las fotos son creaciones que los estudiantes de La Metro, la UDLA y del núcleo Ibarra de la PUCE realizaron durante su formación de pregrado.

En la tienda de La Metro también hay una serie de sillas de MDF, hechas con plano seriado, y en cuyo diseño predominan las líneas. Valeria Vizuete, directora de la Escuela de Diseño Industrial, comenta que en la elaboración del mobiliario, los estudiantes conocen y comprenden los materiales, y la mejor forma de emplearlos en el diseño de cada pieza.

Otro ejemplo se da en la Escuela de Diseño Gráfico e Industrial de la Universidad de las Américas (UDLA). En la institución, la materia de procesos y materiales tiene como proyecto la realización de réplicas de sillas icónicas. Según Tom van Diessen y Juan Francisco Fruci, docentes de la carrera, el objetivo es comprender, implementar e investigar sobre el proceso de diseño, planeación y producción de sillas famosas. La histórica Hill house, de Charles R. Mackintosh; la M16, de DePadova y la Elephant chair, de MedioDesign son algunas de las piezas replicadas.

Los estudiantes de Arquitectura de la UTE también hacen réplicas de estos muebles, pero en cartón. Los alumnos de las dos entidades de estudios superiores elaboran sus propios diseños. Un ejemplo es la consola de laurel y soga semiestática de alta tensión y tubos cromados. La autora es la estudiante de Arquitectura Interior de la UDLA, Dominique Garcés. La calidad de los diseños también ha ganado reconocimientos. Guillermo Astudillo, exestudiante de La Metro, ganó un premio en Casa Cor 2014 por su diseño. Él realizó EZ BOX, un módulo multifunción, utilizando el sistema RTA (Ready to assembled). Esta creación de MDF se puede utilizar como puf, mesa de noche, de centro y es apilable. Además, considera que la realización de mobiliario real en las aulas permite a los estudiantes tener una idea clara de sus retos en el campo laboral.

De la misma institución salió David Vásquez. Su proyecto Kleta también obtuvo un premio en Casa Cor. Se trata de un mueble adaptable y multifuncional, pensado para que la bicicleta se integre al hogar. Es de MDF y tiene 4 módulos. Estudiantes de Arquitectura y Diseño de la Universidad Tecnológica Equinoccial (UTE) y la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) también crean su propio mobiliario en las asignaturas de su malla curricular. Un ejemplo es la participación de los estudiantes de Arquitectura y Diseño de la PUCE de Ibarra, que ganaron el primero y segundo premios del concurso de mobiliario urbano convocado con ocasión de la conferencia.

 

Publicación original de El Comercio