La recuperación de suelos es la meta final en nuevo programa de vinculación con la comunidad

Hace varios años la Universidad de las Américas lleva programas de vinculación con la comunidad en la parroquia de Nono, con el objetivo de hacer una evaluación de los suelos y de las aguas. En este contexto el Dr. Miguel Gualoto, docente de Ingeniería Ambiental en Prevención y Remediación junto con Nancy Sarrade, estudiante de la carrera llevan adelante un proyecto para medir la calidad del suelo.

Realizamos una entrevista con el Dr. Miguel Gualoto quien nos contó los pormenores de este importante proyecto el cual ayudará de forma sustentable a la comunidad de Nono.

¿De qué trata este proyecto?

Hacer una evaluación de los suelos y el agua es el primer paso para elaborar unas propuestas de control manejo y sustentación de la actividad tanto ganadera y agrícola en la zona. Todos los docentes de Ambiental fuimos a una finca en Nono en donde hay un problema real de contaminación. En este contexto le pedí al administrador de la finca una caracterización preliminar de los suelos para saber que tiene, cual es la carga contaminante y todo lo que tiene que ver con la actividad florícola que tuvo con los pesticidas.

La idea es trabajar para darles a esos terrenos otra actividad, en este caso productiva, pero primero hay que quitar toda esa carga contaminante, para poder entrar en una fase orgánica. El programa que hemos propuesto es de bio remediación de suelos en la finca de Nono que sirva como modelo para luego trasladarlo a las zonas de las tierras de cultivo de los lugareños.

¿Cuáles serían los beneficios tangibles para la comunidad?

Primero tener producción limpia, además asegurar el uso del suelo a largo plazo, es decir que el elemento suelo se siga utilizando no solo para 15 o 20 años si no que sea sustentable por más tiempo. Para ello hay que rehabilitar el suelo, mejorando el uso del agua, el cual es un factor importante en este contexto adaptando buenas prácticas de manejo.

¿Cuál es el proceso que se hace para evaluar la calidad del suelo?

Primero es un levantamiento de campo, eligiendo las zonas específicas del sitio de estudio, clasificando el tipo de uso del suelo, como áreas de bosque natural, o remantes de bosque natural, bosque introducido, áreas de pastoreo y áreas de cultivo. Una vez identificada la zona se toman muestras de agua y muestras de suelo, con esto y relacionando las propiedades físico – químicas, podemos ver en qué medida esta actividad está influyendo en la calidad del suelo.

Aquí en base a los estudios sugerimos como optimizar el uso y la frecuencia de productos como pesticidas, evitando dar una carga grande residual al suelo y que cause daño, mejorando las condiciones de pastoreo y siembra, produciendo material orgánico como abono, porque ese es otro problema, la gente no usa abono.

Usted está trabajando con Nancy Sarrade alumna de la carrera, ¿Qué papel en la investigación tiene Nancy?

 Nancy está haciendo un trabajo sobre efectos de los pesticidas y la diversidad microbiana de los suelos, para el efecto hemos traído suelos limpios, de una zona aledaña a cultivos de banano e hicimos una caracterización microbiológica de suelo limpio y a ese suelo lo contaminamos en el laboratorio a propósito, para ir evaluando a través del tiempo cuales son los cambios en la población microbiana.

El futuro

Este programa empezará de forma inmediata en un futuro cercano con el respectivo trabajo de campo, la universidad como academia debe estar presente en este tipo de iniciativas las cuales le dan un valor tangible a las comunidades y a las generaciones futuras. (CG)