Gustavo Guerrero docente de Agroindustria y Alimentos UDLA realizó importante proyecto en la Antártida

La Antártida es un continente isla cubierto completamente de hielo, es el más frío, alto, seco y ventoso del planeta. Durante el invierno hay vientos que pueden superar incluso los 200 kilómetros por hora, esto sumado a las bajas temperaturas crean condiciones muy peligrosas para el hombre.

Alrededor de 5.000 mil investigadores de todo el mundo llegan a este indómito lugar del planeta para analizar la evolución de la tierra, en donde Ecuador también es parte con su Estación Científica “Pedro Vicente Maldonado” la cual puede albergar alrededor de 30 personas quienes viajan en expediciones científico – militares para estudiar la zona.

En este contexto Gustavo Guerrero docente de la Carrera de Ingeniería Agroindustrial y Alimentos presentó el proyecto, “Optimización del abastecimiento de alimentos, reducción de los residuos  alimentarios en la Estación Científica Pedro Vicente Maldonado”. Este proyecto se empezó a elaborar hace dos años aproximadamente, momento en el cual Gustavo supo que en la Antártida había ciertos problemas en temas de abastecimiento de alimentos y exceso de desperdicios peligrosos para el ambiente.

Este convenio al ser meramente ambiental convierte a Gustavo en el primer profesional agroindustrial en 21 expediciones que viaja a la Antártida por Ecuador a realizar un proyecto puntual. Esta iniciativa se la presentó a la Dirección General de Intereses Marítimos y fue muy bien recibida ante la necesidad en primera instancia de optimizar el manejo de residuos en la cocina, a partir de ahí surgieron problemas secundarios como el escogimiento de materiales de envase de alimentos que se transportan a la estación.

Otros problemas que se detectaron fueron en relación a las porciones de los menús a los expedicionarios, es decir buenas prácticas en temas de alimentación y tratamiento de alimentos  en cocina. Dentro de la estación lo primordial es alimentarse bien, además se encontraron problemas como rompimiento de la cadena de frio de ciertos alimentos los cuales pueden causar posibles contaminaciones.

Otra fase importante de este proyecto es el desecho de residuos, al final de cada jornada se pesa y se mandan hacia el contenedor los desechos, los orgánicos y papel se incineran, sin embargo materiales como polímeros, plásticos y vidrios se llevan a continente para proceder su viaje final a Ecuador al final de cada expedición. En este contexto la misión de Gustavo y su proyecto fue bajar los costos reduciendo los residuos.

Se trabajó además en lineamientos de selección de material de envase que contenga a los alimentos, también un procedimiento de manejo de los víveres dentro de la estación con una línea de manejos de residuos comunes y desechos peligrosos. Finalmente se trabajó en el almacenamiento en bodega con métodos de percha tipo supermercado para evitar contaminación cruzada en caso de que haya derrame.

En lo personal para Gustavo esta fue una experiencia muy emocionante, “siempre debemos ir atrás de los sueños y metas que tenemos, quizá por tiempo o distracciones les perdamos el rastro, pero si uno busca de verdad y lo siente, lo puede conseguir”. (CG)