3er. Congreso de Marketing UDLA atrae a expositores internacionales

Hacer un autoanálisis honesto de tus fortalezas y debilidades como empresa, frente a los competidores, es el camino más adecuado para encontrar la ventaja competitiva de tu negocio. Y esto es básico porque sirve esa, la ventaja, será tu mejor argumento de ventas.

Esta fue una de las conclusiones que Herbert Seiter, consultor de marketing austriaco, residente en México, brindó durante su conferencia en el 3er. Congreso Internacional de Marketing organizado por la carrera de Marketing y las Maestrías de Administración de Empresas y Mercadotecnia de la UDLA.

“Las empresas por lo general no se fijan en sus debilidades”, dice Herbert. Y aclara que, eso genera que cuando realicen el FODA, lo hagan de una manera equivocada.

Por eso realizó un ejercicio con los participantes en el cual, a través del análisis de diferentes factores de éxito como: calidad, entrega, servicio, variedad… frente a sus competidores. En caso de ser los más fuertes en el mercado respecto a uno de estos aspectos se puede considerar como una fortaleza u oportunidad o sino una debilidad o amenaza.

El factor de éxito, sin embargo debe ser medible, destaca el expositor. No puede ser subjetivo. ¿Qué es calidad?, ¿cómo se mide?, son preguntas básicas que se deben realizar para estar seguros de sí efectivamente es un determinante del éxito.

Las fuerzas o fortalezas, en cambio son aquello que nos hacen diferentes, complementa Herbet durante su exposición, y de ahí deben surgir las ventajas competitivas, pero para lograrlo deben cumplir con ciertas características:

  • Única
  • Superior
  • Importante para el mercado
  • Comunicable
  • Rentable
  • Accesible (precio justo)
  • Difícil de copiar durante un mínimo de 3 años.

Entre otras ideas que el competidor brindó en su exposición también aclaró que cuando una empresa no tiene una ventaja competitiva debe buscarla de las oportunidades que se determinaron a través del FODA.

El marketing de los sentidos

“Hay más placer al incluir un sonido como parte de la identidad de una comida o bebida. Por eso la música le agrega valor a una comida”. En esta conclusión basó su conferencia Felipe Reinoso, quien realiza un doctorado en Bélgica, con énfasis en una investigación sobre cómo los sonidos son una parte importante en las percepciones de las personas.

Ahora mismo, Felipe se pregunta y tiene ideas de cómo continuar su estudio, respecto a cómo el sonido puede incidir en la toma de decisiones en contextos de consumo, como al momento de una venta.

Actualmente Felipe realiza su análisis para correlacionar sabores y sonidos en ambientes cotidianos. Específicamente lo hace al comparar aquello que sienten las personas cuando consumen chocolate o cerveza oyendo un tipo de sonido en específico que él lo produce en al laboratorio. (DB)