¿El supletorio, sinónimo de fracaso en la vida estudiantil?

Dos realidades se registran al fin del año escolar: chicos gozando de sus vacaciones y un grupo de estudiantes que se quedan al supletorio. Estos últimos acuden a los planteles para recibir las clases de recuperación antes de rendir este examen extra. La recuperación dura 11 días, es decir empezó el viernes 7 de julio del 2017 y se extenderá hasta el viernes 21 de julio del 2017. Estas clases se organizan para que los estudiantes se preparen para el supletorio. Este se tomará durante dos días, es decir, del lunes 24 al miércoles 26 de julio, según el cronograma publicado en la página web del Ministerio de Educación. Aunque suele haber ajustes, dependiendo de la organización interna en cada colegio. Durante estos días, los estudiantes, también los madres y padres de familia deberán optimizar su tiempo para que el supletorio no se convierta en un “calvario”. EL COMERCIO conversó con dos psicólogas, Elena Díaz y Diana Robalino, docentes de las facultades de Educación de las universidades Católica (PUCE) y de Las Américas UDLA. Ambas proporcionaron consejos para estos chicos, que necesitan puntos extras para no perder el año lectivo. La planificación es básica antes de rendir el supletorio. El estudiante debe armar un cronograma para repasar los temas de las materias en las que tiene problemas. Y claro, debe cumplir con esa planificación para evitar angustias innecesarias, explicó Díaz. Saber que hay un tiempo para estudiar y otro para alguna actividad recreativa le hará sentir aliviado. En estos días se debe intensificar el diálogo entre padres e hijos. Esto servirá para obtener resultados positivos, señaló la experta de la UDLA.

Publicado originalmente en: El Comercio.

170717comerudla

Carrera Educación
Fecha 2017-07-17
Medio El Comercio
Vocero Diana Robalino