Pablo Ávila graduado de la UDLA se destaca como docente en España

Pablo Ávila es un joven de 26 años graduado de la UDLA, puntualmente de la Ingeniería en Sonido y Acústica, quien actualmente vive en Barcelona – España, ciudad en la cual realizó una maestría en la Universidad de Barcelona en energías renovables, dejando de lado un poco el sonido y la acústica para convertirse como él dice, en un profesional más transversal.

Este fue el inicio de una experiencia que fue tomando forma para Pablo en Barcelona, ciudad que lo ha acogido como propio y que le ha permitido a sus cortos 26 años, convertirse en un profesional con gran proyección a futuro. Por esta razón conversamos con él a fondo para que nos cuente a profundidad como se ha desempeñado en el campo laboral y personal.

¿Por qué elegiste Sonido y Acústica?

Yo quería ser ingeniero politécnico, sin embargo, vi una publicidad de la UDLA y fui a la universidad a dar las pruebas, me ofrecieron une media beca y tomé el riesgo. Esta es una carrera que implica mucha ingeniería y un nivel de matemática y física muy alto, recuerdo que venían chicos pensando que iban a ser DJ estudiándola, y a medida que avanzaba la carrera muchos se iban quedando, y a mí me gustaba cada vez más.

Cuéntanos de tu decisión de ir a Barcelona

Yo pretendía algo más, busqué universidades y revisando la relación costo / beneficio, encontré la Universidad de Barcelona, como una de las mejores opciones y apliqué. Esta maestría era en energías renovables, quise salirme un poco de lo que era la acústica y la única condición que me pusieron fue tomar complementos de química para ver hidrocarburos. Así entré al máster el cual puedo decir que fue una experiencia muy interesante para mí, principalmente por el nivel de los docentes los cuales sabían realmente muchísimo.

¿Realizaste prácticas?

Si, afortunadamente apliqué para unas prácticas en una empresa de energía eólica llamada AWS Truepower, es bueno recalcar que hay mucha competencia allá, profesionales que tienen varias maestrías y que hablan más de 3 idiomas, sin duda es mucho más difícil que en Ecuador. Yo tuve suerte en esta empresa me dijeron que si quería hacer la tesis con ellos y fue una experiencia increíble porque es el top del estudio de la meteorología.

¿En qué te enfocaste?

Lo que hice fue estudio de viento, nos llegaban los datos y se hacía la predicción de la producción eólica dependiendo de los aerogeneradores. Fue una gran experiencia y al final tuve que hacer peritaje de energía solar fotovoltaica, ahí encontré mi pasión y complementé mucho con la acústica.

¿Cómo entras a tu actual trabajo?

Yo estaba por volver a Ecuador, y recibo una llamada de una empresa llamada Acceso Europa la cual es básicamente una escuela de tecnologías, fui a una entrevista, les gustó mi perfil y así entré. Mi rol actual es ser docente, y lo que hacemos es dar nivelación a chicos, quienes posteriormente rinden sus exámenes para el estado.

¿Qué materias impartes?

Inicié dando clases de electricidad, y también la asignatura de máquinas frigoríficas. Sin embargo, ahora imparto las materias de física, matemáticas, electromagnetismo, química y mantenimiento de buques, en esta última materia doy toda la parte de electricidad.

¿Qué destacas de la UDLA que te ha ayudado en tu camino afuera del país?

Creo sinceramente que la UDLA es una universidad muy diferente al resto, considero que en otras instituciones uno tiende a volverse más competitivo y egoísta, mientras que la UDLA me ha enseñado que en la vida aparte del conocimiento necesitas formarte como persona, teniendo un buen ambiente con gente que es como tú, además que obtuve las herramientas académicas para poder dar clases en una ciudad como Barcelona.

Lo último que destaco es que aquí aprendí que el mundo no es como me lo pintaron antes, en el cual tú debes llegar a ser un empleado, si no que tú puedes emprender y generar tu propio camino. Desde que entre aquí hace varios años aprendí una nueva forma de ver el mundo laboral. (CG)