Publicidad para no publicistas

¿Todos somos creativos? Sí, todos lo somos cuando tenemos la necesidad. Y, en ciertos campos profesionales, como el de la publicidad, esto, de la creatividad, es el insumo principal y como tal se lo debe desarrollar.

Y, ¿cómo hacerlo? El conocimiento es una de las herramientas más poderosas para lograrlo. Por eso, la carrera de Publicidad de la UDLA brindó el taller “Publicidad para no publicistas”, entre el 4 y el 7 de septiembre de 2017.

Fueron un poco más de 20 personas las que asistieron al curso entre futuros estudiantes e interesados en la carrera, detalla Javier Arano, Director de Publicidad de la UDLA.

Durante esos días recibieron clases de diferentes docentes de la universidad y aprendieron temas como: estrategia, gráfica, ilustración, publicidad política y social, contenidos audiovisuales, marcas y consumidores.

Precisamente esa, ¡estrategia!, fue una las palabras claves del curso. “Hay mucho detrás de una marca”, cuenta Jorge Bohórquez, Docente de la carrera, en una de las clases. Lo dijo para especificar lo que una marca puede evocar al consumidor y que puede ser el sustento para que seas su fan o su detractor.

“Se trata de generar lazos con los consumidores”, dice y añade que eso es lo que hacen los publicistas.

Algunos ejemplos son aquellas emociones o palabras que se nos vienen a la mente cuando pensamos en: Adidas, Apple, Disney… Esos valores de la marca es en lo que trabajan los publicistas para crear el imaginario que tenemos respecto a ellas.

Por eso, los publicistas deben basarse en tres pilares para hacer correctamente su trabajo: creatividad para generar un concepto que llame la atención, comunicación para saber cómo contar al público objetivo y responsabilidad para no engañar al consumidor, para contarle siempre todo con verdad.

Entonces, uno de los retos, explica Jorge, es volver interesante a la publicidad y, para analizar si ésta tiene o no esa característica, se puede hacer una evaluación subjetiva o una investigación entre el target.

“Reaccionar como un ser humano” es una forma de evaluar de manera subjetiva el material publicitario. “Muchas veces los publicistas trabajan para otros publicistas y no para el target al que se dirige el producto”, enfatiza Jorge.

Lo que se puede hacer, por ejemplo, es responder a ciertas preguntas como:

  • ¿Me divierte?
  • ¿De qué manera me afecta?
  • ¿Cómo se relaciona conmigo?
  • ¿Cómo me motiva?

Durante el taller, los participantes pudieron asistir al estudio de grabación de la Facultad de Comunicación y Artes Audiovisuales de la UDLA donde pudieron experimentar la grabación de un comercial y concluyeron con la visita a una agencia de publicidad en Quito. (DB)