GIR colabora con la FACEA en habilidades de liderazgo

Usar un traje antiexplosivos que pesa 30 kilos, hacer rápel desde una torre de 11 metros de altura, inmovilizar y trasladar víctimas o cargar una pesada cruz de madera… ¿Qué tienen que ver esas actividades con el liderazgo y trabajo en equipo? Pues, mucho.

Estas situaciones límite permiten desarrollar, de manera práctica, las habilidades que tiene cada persona, ya sea como líder o como miembro de un equipo. Y por eso, la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas (FACEA) organizó un evento en el que sus estudiantes y los de la carrera de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales participaron.

Este evento estuvo a cargo del Grupo de Intervención y Rescate (GIR) de la Policía Nacional y

se realizaron las actividades descritas en el primer párrafo. El objetivo era que entre todos los miembros del equipo pudieran completar la misión planteada por los instructores.

“Con esta actividad intentamos que se desarrollen habilidades de liderazgo, pero también que se evite esa práctica de grupo en la `tú haces algo, yo hago otra parte y luego unimos´”, explica Angeline Beltrán, Docente de la FACEA y quien estuvo a cargo de la actividad.

En total fueron 240 estudiantes que se dividieron en grupos de 30 y enfrentaron los retos planteados en ese momento, sin mayor conocimiento previo respecto a lo que debían hacer. El escenario fue en las instalaciones de la Escuela de Policía en Pusuquí (vía a la Mitad del Mundo).

Al final, Angeline cuenta que se evidenció espíritu de grupo, cooperación y la delineación de una estrategia para cumplir con lo planteado por los instructores. Pero también, como consecuencia, los estudiantes desarrollaron habilidades de comunicación verbal y no verbal así como de escucha activa.

Esta es la primera vez que la FACEA realiza esta actividad en conjunto con el GIR. El semestre pasado (primera mitad de 2016) también realizó un evento similar llamado “Todo lodo”, en el cual la intención era la misma pero el escenario, distinto. En este caso, con el GIR, el tema fue: rescate y evacuación de víctimas “una situación poco convencional en la cual debían cumplir la misión encomendada”, detalla Angeline.

Precisamente se seleccionó esta metodología, que puede parecer poco común, pero que es muy similar a lo que sucede en el campo profesional en el cual “cada quien debe aportar para complementar una misión, con una visión compartida y con espíritu de grupo”, enfatiza la docente.

Para ello, el líder, a quien designaron en ese momento, debía establecer una estrategia y designar los roles del grupo de acuerdo a las habilidades de cada persona.

Dada la retroalimentación positiva de los participantes, la FACEA espera seguir trabajando con el GIR en actividades similares. (DB)