Tommy Schwarzkopf habló sobre el desarrollo inmobiliario en la UDLA

Tommy Schwarzkopf

Tommy Schwarzkopf

“Yo creo en Quito y veo un futuro espectacular para la ciudad”. Esa es la visión que tiene Tommy Schwarzkopf, Director de la constructora Uribe & Schwarzkopf y uno de los arquitectos más reconocidos de la capital. Él estuvo en la UDLA brindando una conferencia para los estudiantes de la Facultad de Arquitectura y Diseño.

“Mi mensaje es que siempre se pongan retos grandes” dijo a los alumnos. Y para argumentar su consejo contó su historia, la forma como la empresa empezó en los años 70 con mucho esfuerzo y poco capital.

Su familia quería que fuera textilero, sin embargo, él estudio Arquitectura y al terminar la carrera no dudó en empezar de cero para cumplir su sueño. Con poco presupuesto y con una visión estratégica de negocio inició la venta y posterior construcción de su primer proyecto: Torre Granada.

Y así comenzó su empresa alrededor de los años 70. Previamente, la ciudad había tenido un crecimiento rápido y desordenado, siendo el IESS, la única entidad que generaba créditos hipotecarios. Luego, fue distinto cuando las entidades financieras también comenzaron a ofertar este tipo de financiamiento para que las personas pudieran adquirir su vivienda.

Esos datos del contexto son importantes para el empresario porque uno de los consejos que brindó a los asistentes tiene que ver con la importancia de conocer el mercado y lo que sucede a su alrededor para que, a partir de ello, se pueda emprender en proyectos que finalmente tengan el éxito esperado.

Otra de las visiones que compartió con los estudiantes es cómo ve a Quito en el futuro próximo. “Con el proyecto del Metro habrá nuevas centralidades y eso favorecerá al desarrollo inmobiliario lo que generará más necesidades de vivienda”.

“Todos los constructores tenemos una visión de Quito a largo plazo”, puntualizó y agregó que, con el proyecto de transporte que ejecuta el Municipio de Quito, se debe favorecer el crecimiento de las centralidades y aumentar el uso del suelo para evitar problemas de tránsito. Así, lo ideal sería que la gente salga de su casa o trabajo y pueda movilizarse en transporte público, de manera que se evite un problema de congestión vehicular.

Aportar a la ciudad es importante para el empresario. Por eso destacó que los constructores deben estar comprometidos con la solución del tránsito, la generación de espacios públicos, la sostenibilidad y la contribución artística en los lugares donde desarrollan sus ideas. “Cada proyecto que se haga debe brindar algo de vuelta a la ciudad”, enfatizó.

En cuanto a la sostenibilidad comentó que, en Uribe y Schwarzkopf, crearon un departamento para este fin, en el cual se analiza que los proyectos cumplan con los estándares ambientales establecidos y que se innove con la construcción de materiales no contaminantes. (DB)